Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Obra e implantación social del terrorismo en Oriente

Cuando vemos la construcción de los grupos terroristas en sus lugares de origen, véase el terrorismo en oriente medio, tenemos una visión fragmentada del por qué de la lucha y del apoyo que la sociedad civil otorga a estos grupos a veces incluso en detrimento del estado al que pertenecen. ¿A que se debe esto? ¿Que parte del puzzle no vemos, no entendemos o no nos enseñan?

En primer lugar situémonos en la idea de que el estado del bienestar no es mayoría en el mundo, no toda la gente vive como en Europa y en otros países donde el estado interviene en casi todas las facetas de la vida ciudadana ofreciendo protección a sus habitantes, sean o no nacionales de ese estado.

En Oriente medio el estado del bienestar esta bastante lejos de ser real o posible, las construcciones sociales de los estados se limitan a una cobertura minima, casi de beneficencia hacia sus conciudadanos estando la mayor parte de los segmentos pobres o marginales abocados a la desprotección del estado.

Y no es que los beneficios sociales no existan, que existen, pero están gestionados de otra manera siendo la única forma de acceder a ellos la ascensión social, es más cuanto más ascendemos en las capas sociales más similitud vemos entre sus beneficios sociales y los de occidente, solo que aquí son otorgadas automáticamente (costeadas a través de los impuestos) y en cambio allí esos mismos servicios se cobran por lo cual depende de la capacidad adquisitiva de los ciudadanos, que en estos países no es especialmente poderosa a nivel social.

En la mayoría de estos países (bastantes destruidos por la guerra) no existen planes para prevenir o abordar cuestiones de exclusión social o para solucionarlos, no existen servicios sociales de asistencia ciudadana que evite situaciones pobreza extrema y si existe es parcial y de baja calidad.

Labor social de los grupos armados

Aunque parezca una locura los grupos terroristas y los grupos armados ofrecen ese tipo de servicios por lo que sustituyen de facto las atribuciones de los propios gobiernos, en su mayoría corruptos, ganándose la lealtad inquebrantable de los ciudadanos que se ven beneficiados por sus políticas.

Grupos como Hamás en Gaza o Hezbollah en el Líbano realizaron planes de intervención social que consistió en acciones sociales programadas desde su política “religioso-política” y cristalizadas desde su dominio de facto sobre territorios y población, en este caso los grupos terroristas no dudaron en trabajar los perfiles y los sectores sociales más débiles desde una campaña de programas sociales.

La labor social en el terrorismo en oriente se gestiona desde las mezquitas, centros de estudios y centros de ayudas a la comunidad se inició toda una red de financiación de estos planes, cabe decir que estos grupos sobreviven de las aportaciones de países como Irán, Arabia Saudí así como de donaciones de particulares, cobro de impuestos y pago del Zakat.

Dicha financiación se destina obviamente al pago de armamentos y de acciones militares y terroristas pero también a acciones de protección social como pago de indemnizaciones por daños en viviendas, así como asistencia a desamparados, huérfanos, viudas, heridos y el pago de “pensiones” a ex combatientes heridos o incapacitados por edad a combatir así como a las familias de los “mártires”.

Ayudas generales

De esta manera se financian programas educativos. Desde programas de alfabetización hasta programas universitarios, programas médicos y de creación y reparación de infraestructuras, por ejemplo el plan Yihad Al-Bina de Hezbollah consistió en la reconstrucción de infraestructuras y de estímulo económico en las zonas donde Hezbollah gobernaba. Dicho plan aupó a Hezbollah al parlamento Libanés donde son fuerza política desde 2005 y donde gobiernan en coalición con el gobierno.

Hamás en Gaza no tiene programas diferentes a los de Hezbollah, Hamás fundamenta su acción social en el concepto islámico del Dawa, es decir, la asistencia a los más necesitados logrando establecer centros de beneficencia activos en Gaza, Cisjordania y fuera de los territorios palestinos donde logran adeptos y financiación para su causa.

Se estima que Hamás cuenta con un presupuesto de entre 70 y 90 millones de dólares anuales de los cuales invierten entre el 80 y el 85% en sus actividades políticas y sociales. Manteniendo sus redes de apoyo a necesitados, escuelas y universidades, mantenimiento de infraestructuras y hospitales mientras el 15-10% lo invierte en actividades armadas y de terrorismo

Asimismo su red incluye la protección social y económica a los heridos y a las familias de los muertos por el conflicto Palestino-Israelí así como protección económica a las familias de los terroristas presos en cárceles de Israel, a los combatientes impedidos, mutilados o incapaces, por edad, para seguir luchando.

Como vemos aquí el fenómeno del terrorismo en oriente no es una cuestión fácil de tratar ni su implantación en la sociedad responde a un odio hacia el enemigo, sea quien sea, en este caso nos encontramos con una cuestión dorsal, que es la necesidad de protección ciudadana más allá del conflicto general.

Frente a la incapacidad de sus gobiernos de actuar en estos frentes y situados en el teatro excepcionalmente violento en el que se desarrollan estas actividades, las milicias y grupos terroristas aparecen de una forma obvia y natural producto del momento histórico en el que confluyen estos factores. De modo que la aparición de estos grupos y su actuar es natural y responde a la naturaleza misma de este tipo de conflictos.

No hay que olvidar que los grupos armados no escatiman en gastos sociales desplazando el poder del estado y ocupando así los nichos de poder y de ayudas sociales mediante un intervencionismo activo, positivo y provechoso en la vida de los habitantes y miembros. Dichas actuaciones logran reforzar lazos de lealtad sociedad-gobierno y en este caso la función del gobierno recae sobre estos grupos continuando con el terrorismo en oriente.  

Hombres maltratados, la violencia invisible

Videojuegos Dragon Ball (2002-2014) Parte II