Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Syriza, la voz de Grecia

Syriza es ahora el partido que gobierna Grecia y Alexis Tsipras, su líder, el nuevo presidente. Tsipras no es solo el hombre fuerte en Grecia sino que es todo un fenómeno dentro y fuera de sus fronteras. Desde el inicio de la crisis económica en Europa y el azote de la situación económica a Grecia el nuevo presidente se situó en contra de los dictados del tándem Bruselas-Berlín y en contra de la austeridad impuesta. Austeridad que acabó sumiendo a Europa en una grave recesión.

Ahora la coalición de izquierda radical Syriza se ha hecho con el poder el Grecia siendo capaz de vender su programa político la cuestión ahora la encontramos en la capacidad que tendrá el poder griego de llevar a cabo sus planes ya que todos los estados de la Unión Europea están en situación de cogobierno ya que dependen no solo de ellos mismos sino también de Bruselas.

No hay que olvidar que Syriza está compuesto por un total de trece diferentes grupos políticos de extrema izquierda que incluyen partidos de corte trotskysta, maoista y estalinista entre otros de los cuales Alexis tsipras es su principal líder. 

En estas elecciones el triunfo de Syriza ha significado un cambio por completo en el mapa del parlamento griego puesto que el Pasok (Partido Socialista Griego) a sufrido un duro castigo que lo ha relegado a una formación política residual mientras que el Nea Democratía de Antonis Samarás ha sabido mantenerse con una buena posición, a pesar de su tremendo desplome,  siendo el líder de la oposición y quedando Amanecer Dorado de corte fascista entre las primeras fuerzas políticas de Grecia, teniendo la cúpula de su partido en la cárcel.

¿Qué significa Syriza?

En voto a Syriza no es solo un voto interno de Grecia sino que representa una sentencia de desaprobación hacia años de gestión Europeísta de la crisis griega que supondría modificar la situación actual ya que Syriza no es un partido continuista como el socialista Pasok o el conservador Nea Democratía. Muy por el contrario Syriza representa un cambio en la manera de pensar Griega que cree que con la coalición de izquierdas pueden cambiarse las reglas del juego a mitad de la partida.

Tsipras deberá luchar contra viento y marea en la situación griega de modo que más que un Hércules como se nos representa el joven nuevo presidente de Grecia puede ser un moderno Ulises, perdido en un mar lleno de enemigos. De entrada deberá concentrarse en la situación socioeconómica del país heleno (con una contracción económica del 25% de su economía en 5 años) así como tratar de solventar la situación de paro juvenil que supone más de un 50% , 45% de aumento de suicidios, 200,000 emigrantes griegos, además de tener que pagar una deuda de 300,000 millones de euros que va in crescendo debido a la situación de continuos rescates económicos a los que se ve sometido debido a la situación de intervención económica que tiene.

Dicha situación de intervención pone a Grecia y sobre todo a Syriza entre la espada y la pared ya que según escribía Alexis Tsipras en el Financial Times “La democracia y el principio de soberanía sí lo son (parte de los tratados europeos). Si el pueblo griego me respalda con su voto, la aplicación de nuestro programa económico no sería una práctica “unilateral”, sino una obligación democrática”. Aun así Syriza ha ido moderando su discurso durante este tiempo aunque no hay que olvidar que el partido gobernante tiene claro que su programa electoral lo van a llevar a cabo lo cual va a provocar roces con Bruselas-Berlín.

Debido a la situación actual Syriza trata de negociar un acuerdo con la troika europea antes del verano. Lo que los griegos piden con este voto no es la salida o expulsión de la Unión Europea sino el respeto de las instituciones de la Unión Europea a la decisión del pueblo que ha pedido con su voto a Syriza que las opiniones y recetas de Bruselas-Berlín no sean invasivas ni vayan en detrimento de sus intereses como estados obligando al estado y a la nación griega a un suicidio controlado para mayor beneficio y seguridad de las naciones del norte que, por supuesto, desprecian a las naciones del sur.

Dicha situación de supremacía e invasión se destila en Bruselas-Berlín cuando se especula con la idea de que si Syriza se convierte en el partido gobernante y Tsipras en el nuevo presidente la opción es, cual mafioso, retener las ayudas y los tramos de rescate económico que el país heleno necesita para sobrevivir, jugando a tensar la cuerda hasta que esta se rompa y logre poner de rodillas al nuevo gobierno para que a cambio de poder seguir manteniendo en funcionamiento al estado cumpla con los requisitos que se le exige a la nación más antigua de Europa.

Estas elecciones son mucho más importantes de lo que nos creemos ya que es una muestra en el laboratorio europeo de lo que nos espera ya que se ha roto con la idea del bipartidismo político y social y sobre todo con la idea de que ese bipartidismo político garantizaba el no colapso de los estados. Y debido a este pensamiento como diría Hegel frente a la tesis ha nacido la antítesis, frente  ala idea del bipartidismo social como garante de la situación ha nacido la idea de que ese bipartidismo es precisamente el problema que no garantiza la salida del problema del que pretende salvarnos.

La cuestión griega

Debido a esta circunstancia y a la sensibilidad de los mercados Europa está realmente asustada ya que la victoria de Syriza augura un problema de gobernabilidad y una crisis dentro de la crisis de la gestión económica del euro. Bruselas subraya que el interés de la unión se encuentre en consolidar la estabilidad de la moneda única lo cual podría verse en peligro si se producen cambios bruscos en el status quo recordando que la unión europea se apoya sobre una construcción cuasi federal y por lo tanto los miembros del club deben, si hace falta, incluso sacrificarse en interés del conjunto que representa casi la totalidad de la Europa geográfica.

Desde luego con esta victoria se augura un castigo de los mercados a la débil economía griega ya que debido al miedo producido por la victoria de la coalición de izquierda radical los mercados económicos comenzarán a (terminar) de retirar sus activos de este país.

Mientras la UE está con el bello erizado y los mercados se preparan para castigar a Grecia y de paso poner en cuestión (de nuevo) el euro. Los partidos de izquierda radical de toda Europa miran a Grecia con una sonrisa en los labios sobre todo el partido de izquierdas español PODEMOS y su líder Pablo Iglesias, que incluso se desplazó a Grecia para apoyar a su aliado Alexis Tsipras, ya que consideran que la situación política y la cercanía social de los estados del norte del mediterráneo es tan parecida que, como se ha probado, todo lo que ha ido ocurriendo en Grecia se ha ido trasladando a los demás países sobre todo a España (salvando las diferencias) por lo que la victoria de Syriza puede representar un nuevo capítulo en la historia de la Unión Europea y de muchos países de la UE, entre ellos España que se enfrentará a finales de este 2015 a la fiesta de la democracia en un ambiente muy parecido al Griego con un partido y un líder muy parecidos a los de Grecia y que podría significar la consolidación de una nueva manera de ver la política, de comprender el sistema y de sentir Europa.


Cosas que hacer un lunes

La cuestión siria