Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Según ustedes, qué crimen ha cometido esta mujer?

Según ustedes, qué crimen ha cometido esta mujer?

La persona que nos cuenta esta historia es una mujer extranjera de edad avanzada que vive sola en Tánger y que habla 5 idiomas menos el francés y el árabe.

Esta mujer estuvo ahorrando durante mucho tiempo para comprarse un climatizador.
El vendedor (que en este caso es un empleado de la filial tangerina de Aswak Assalam que habla buen inglés), prometió instalarle el aparato a la clienta en un máximo de 2 días, y que dicha instalación estaba incluida en el precio y que todo saldría bien.
Después de 2 semanas de comprar el producto, 3 hombres sin ningún documento de identificación se presentaron en la puerta del domicilio de la mujer, afirmando ser técnicos de instalación enviados por Aswak Assalam.
Uno de ellos se fue al cabo de pocos minutos.
Al llegar, le dieron a la mujer un soporte y le dijeron que no estaba incluido en el precio, por lo que la clienta debía pagarlo de su propio bolsillo, aunque esta se negó a hacerlo ya que no tenía dinero en aquel preciso instante.
Los supuestos técnicos le dijeron que después debía ir a algún depósito para traer ella misma esos soportes, pero la clienta dijo que tampoco haría por su cuento cualquier desplazamiento o trabajo que estaba incluido en el precio pagado de antemano, y al negarse la clienta, uno de los 2 hombres hizo una llamada telefónica a un supuesto superior...
El otro hombre empezó a perforar el muro para instalar el aparato y descubrió que esa parte era de hormigón ya que perforaba en un rincón, por lo que empezó a comprobar unos centímetros mas lejos y perforo otro agujero, dejando un agujero de mas en el muro por el cual salía polvo y restos de hormigón, obligando la mujer de avanzada edad a barrer aquél rincón varias veces al día e incluso a limpiar su propia ropa de los restos que se acumulaban encima.
Poco después, el técnico empezó a conectar los cables eléctricos del aparato (de color blanco, amarillo y azul) con el generador, pegándolos al muro con cinta adhesiva negra.
La mujer se negó a aceptar tal trabajo ya que la casa era de diseño y quedaba bastante desagradable a la vista, por lo que el técnico procedió a conectar los cables directamente en el generador.
Luego la clienta le pidió cerrar el 1er agujero perforado, cosa a la cual el técnico respondió “las droguerías están cerradas hoy”, y a los pocos minutos, se fue.

La mujer estuvo esperando a que alguien viniera a reparar los desperfectos y también trajera protectores de cables, pero no hubo contacto de ningún tipo, aunque el vendedor prometió a la clienta una instalación limpia y completa.
Esa misma noche, a las 5h20, la mujer se levanto alertada por sus 2 perros y aterrorizada por un ruido repetitivo que venia del exterior del domicilio.
Era un cable suelto del aparato que pegaba contra la pared a cada ráfaga de viento, creando un ruido extremadamente desagradable y molestando incluso a los vecinos.
La mujer no pudo cerrar el ojo en toda la noche.
El ruido continuaba incluso por la mañana ya que había mucho viento, por lo que la mujer llamo al responsable técnico, haciéndole escuchar el ruido por teléfono y pidiéndole volver a llamarla ya que se le acababa el saldo, pero este ultimo no volvió ni a llamarla ni le respondió al mensaje que le envió la mujer en el cual le explicaba claramente que no podía pasar otra noche sin dormir.
El ruido estaba presente en cada noche de tormenta, empeorando progresivamente hasta convertirse en fricción de 2 metales, por lo que la mujer tuvo que inspeccionar repetidas veces la instalación exterior hasta que descubrió que el aparato entero se movía.
Y puesto que la tormenta iba a durar toda esa semana, la mujer tuvo miedo de que la pared entera se venga abajo por culpa de la mala instalación.

La mujer llevaba llamando a varios números desde el 30 de octubre, entre ellos el número erróneo que había en la factura y al cual volvió a llamar una vez corregido, aunque solo le respondían en árabe, y a otros números facilitados por los mismos técnicos y de los cuales nunca hubo respuesta alguna.
La única solución posible para la insatisfecha clienta era desplazarse a las tiendas de Aswak Assalam, para luego quedarse sorprendida ante el hecho de que los mismos que la atendieron en inglés al comprar el producto ya no comprendían el idioma…
La mujer se puso furiosa y les mostró fotos del aparato y su dudosa instalación, preguntándoles si “comprenden” las fotos, por lo que, curiosamente, esas mismas personas que pretendían no saber ni una palabra de inglés empezaron a hablarlo de nuevo e instantáneamente.
Prometieron enviar un técnico, pero nunca hubo reacción ni contacto alguno de parte del proveedor del aparato.

Esta mujer vivió en varios países en los cuales había mucha profesionalidad, y por culpa de la carencia de esta ultima en nuestro país, su salud se vio gravemente afectada ya que estuvo tomando su medicina de emergencia por culpa de las noches de insomnio causadas por el ruido de la instalación inadecuada, sin olvidar el hecho de que perdió mucho dinero en llamadas y desplazamientos.

Incluso empezó a hacerse varias preguntas de todo tipo:

  • se debe este trato a cuestiones raciales, ya que ella es una mujer extranjera, cercana a los 80 y que vive sola?
  • ha sido una equivocación o una falta grave el hecho de haber confiado en Aswak Assalam?
  • ha sido una equivocación o una falta grave el hecho de haber pagado en efectivo?
  • se encargaría Aswak Assalam de reparar los desperfectos?
  • se encargaría otra empresa de repararlos?
  • son normales las anomalías de funcionamiento puramente técnicas del aparato? (2 grados Celsius de temperatura durante 4 horas y luego ninguna actividad del todo, el agua goteando por todas partes menos por el tubo de desagüe, etc. etc.… )

Teléfonos ofrecidos por Aswak Assalam y por los técnicos a los que la clienta estuvo llamando: Aswak Assalam : 05 39 39 46 11


El patrimonio de la casa de Alba

Los políticos más importantes de 2014