Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Representaciones del intelectual

 En 1948 la BBC inició un programa radiofónico impulsado por su director, Lord John Reith, en el cuál una personalidad académica o política de referencia era invitada para dar una conferencia semanal, de media hora de duración, durante seis semanas. Había nacido “Las Conferencias Reith”. 

El programa de la BBC tuvo desde su inicio un éxito absoluto y a su primer invitado, Bertrand Russell, se le unieron Toynbee, Oppenheimer, Galbraith…En 1993 el invitado fue Edward Said. Por un problema de fechas, la emisión, tradicionalmente en Enero, se trasladó a Junio. Se cumplen ahora veinte años de aquellas célebres conferencias. Se titularon “Representaciones del intelectual”. 

Edward Wadie Said nació en 1935 en Jerusalem bajo el mandato británico de Palestina. En la década de los 50 se traslada a los Estados Unidos, donde estudia, se licencia, se doctora y en 1963 empieza a dar clases de Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Columbia, en Nueva York, hasta 2003, año de su fallecimiento. 

Said nos dejó acertadas páginas sobre literatura, música y política y se erigió como una de las pocas voces discordantes en el mundo anglosajón, de la situación del pueblo palestino. Siempre habló de sí mismo como un intelectual de izquierdas, aunque en su obra exigía la independencia y el libre posicionamiento a la hora de defender lo que define como términos absolutos de la “causa humana”: la libertad y la justicia.

En sus dos obras capitales, “Orientalismo” y “Cultura e Imperialismo”, expone y combate los reduccionismos conceptuales con los que, según Said, Occidente habría encerrado a Oriente, destilando imágenes, ideas y clichés desde una situación de dominio. Dicha situación de dominio era justificada por el atraso e incivilización de estos pueblos. Al “buen salvaje” hay que salvarlo de sí mismo. 

En aquellas conferencias Said revela su visión del intelectual e intenta objetivar los aspectos que deberían conformarlo. Hace un recorrido teórico y personal en su exposición y asigna un papel al mensaje y al mensajero. 

El intelectual debe ser un hombre consciente de su papel que niega el relativismo y dota al mensaje de valores absolutos; requiere la independencia del intelectual respecto al poder, pero no su aislamiento; desecha toda estructura mental (raza, sexo, etnia, nación) que suponga un obstáculo en el desarrollo del intelectual o en su mensaje. Es decir, el intelectual tendría un papel público específico, debe perseguir su independencia, y es capaz de articular un mensaje veraz que a veces, le puede enfrentar con los intereses del poder.

Durante las seis conferencias, Said cita y analiza a otros intelectuales añadiendo o desechando aspectos de sus obras y actitudes para ir desvastando el ideal saidiano. Benda, Gramsci, Chomsky, Voltaire, Camus o Adorno, son algunos de los que desfilan y conforman de una manera u otra este ideal.

El próximo mes de Septiembre se cumplen diez años de la muerte de Edward Said y con toda seguridad se reeditarán muchas de sus obras. De obligada lectura las dos arriba mencionadas y su autobiografía: “Fuera de lugar”. Las seis conferencias están recogidas en un libro con el mismo título: “Representaciones del intelectual”.

Chechenia, presente y futuro de una región

El nuevo Yihadismo