Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

¿Que ha ocurrido con Grecia?

Grecia ha sido un país fundamental en la construcción de la cultura y civilización occidental. Los griegos nos transmitieron un sistema de organización política que ha sido el pilar en el que se sustentan los estados modernos. Es un país indómito, que  no se deja avasallar fácilmente y, además,  con una población fuertemente nacionalista. 

El fuego griego sigue latente en una población cada vez más frustrada con la clase política que la gobierna, y con la Unión Europea, que ha impuesto al país unas condiciones draconianas para salir de la crisis, según la visión eurocéntrica que de ella se tiene desde los centros de poder europeos, léase Alemania.

El estado calamitoso en el que se encuentra actualmente Grecia tiene unas causas claras que han sido también la causa de la pésima situación económica de otros países como España o Portugal. En definitiva se gastó muchísimo más de lo que se ingresó.

Grecia tiene sus propias particularidades que lo hacen un país un tanto especial: la tasa de evasión de impuestos es la más alta de Europa, con lo cual el Estado, al recaudar menos, ingresaba menos. Esto que parece una perogrullada es la causa última de lo que está pasando en Grecia. Los sucesivos gobiernos griegos no han sido capaces, no han podido o no han querido acabar con el fraude fiscal generalizado en el país.

Grecia, incurrió en otra grave falta. La manipulación de las estadísticas públicas, para lograr stándares financieros homologables al resto de países europeos, con la finalidad de poder entrar en la Unión Europea. Las consecuencias de esta política de falsificación sistemática de la contabilidad pública, y del estado real de las finanzas del país, haciendo creer a toda Europa que era un país económicamente saneado, que cumplía con los objetivos de déficit, ha generado una brutal desconfianza en el país por parte de las instituciones europeas, que ha exigido la intervención y fiscalización de sus cuentas públicas para hacer efectivos los pagos del rescate

Para ilustrar la política griega y de lo que ha pasado en este país, basta con decir cómo los sucesivos gobiernos griegos engañaron, no solo a las instituciones europeas, sino también a sus propios ciudadanos, haciendo creer a todo el mundo que el déficit público estaba por debajo del 3%, que por cierto es lo que Unión Europea está requiriendo ahora a todos sus miembros, y que la deuda no se situaba por encima del 60% del PIB. 

Pero las cifras reales eran mucho más pesimistas y dramáticas: el déficit público de Grecia era del 12,7%, y la deuda pública oscilaba entre el 115% y el 120% del PIB. Para poner un ejemplo significativo: de cada 1 € que ingresa Grecia, tiene que pagar 1,15 €. El problema está de dónde salen esos 0,15 € que faltan? 

Debido a esta falsa imagen que se proyectaba hacía el exterior de ser un país solvente económicamente, los griegos se financiaron a tasas de interés muy bajas. La consecuencia fue que el sector privado y el sector público acudieron en masa a los créditos que otorgaban las instituciones bancarias internacionales, con lo cual en nivel de endeudamiento del país no paró de crecer.

Los intereses a corto plazo de los préstamos que fueron venciendo no se pudieron pagar debido a que la situación de la economía real era totalmente distinta a la oficial, con un endeudamiento acumulado fuera de control , con lo cual Grecia no tuvo más remedio que acudir al rescate financiero de la Unión Europea, y del FMI.

La consecuencia inmediata fue que el interés subió. Grecia no conseguía nuevos préstamos al interés al que se había estado financiando con anterioridad. Esto supuso el estrangulamiento de la economía griega: cierre de empresas, despidos masivos, bajada de salarios para los empleados públicos, recorte de las pensiones, etc. Como suele ocurrir casi siempre la imprevisión y el mal gobierno de los políticos la terminan pagando los ciudadanos, y Grecia ha iniciado una política de recortes en todas las políticas sociales y asistenciales, que está generando una gran tensión social en el país.

La solución lógica para salir de este atolladero es devaluar la moneda, cosa que es imposible al estar en el euro. Por lo tanto que soluciones hay para salir de la crisis griega? Grecia es actualmente un país rescatado por la Unión Europa. El término rescate es un mero eufemismo para decir que Grecia es un país intervenido y controlado financieramente por las instituciones europeas que bajo el dictado de Alemania, han impuesto unas condiciones durísimas al pueblo griego: disminución drástica del gasto público (con las repercusiones que todos sabemos en sanidad, educación, políticas sociales, etc), reducción del sector público, recorte en las prestaciones sociales, etc, etc. 

Por ejemplo en Grecia fueron despedidos de forma inmediata el 25% de los funcionarios, se rebajó el 10% del sueldo a los afortunados que siguieron trabajando. Se retrasó dos años la edad de jubilación, y el IVA se subió hasta el 23%. Se ha activado un plan de privatización de activos estatales, y se ha reformado radicalmente el mercado laboral griego implantando prácticamente el despido libre, y la congelación salarial.

Actualmente Grecia vive en toda su crudeza el Plan de Rescate de la Unión Europea, y los expertos creen que el país tardará 20 años en devolver el dinero recibido. A partir de aquí, Grecia empezará de nuevo. 

 

La industria Española y la inversión en I+D+I

Relaciones institucionales del Magreb y la Unión Europea