Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Perro robot, el proyecto de Google

El proyecto de Google de crear un perro robot no es nada nuevo ya que el ejército de estados unidos, con la ayuda del ministerio de defensa y la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA), habían creado un robot mucho más grande, pero con muchos problemas, pero Spot así es el nuevo nombre para esta máquina avanzada de cuatro patas estilo canino, según Google y Boston Dynamics, Spot puede operar en muchos lugares sin ninguna dificultad de movimiento, ya sea en interior como una vivienda así como en el exterior, la versión del ejército en cambio es ruidosa, lenta y demasiado grande aunque que el tamaño es por la necesidad de llevar material a los soldados. 

Spot, el perro robot de Google es la última incorporación en una línea de robots de alta gama, ahora está en una fase experimental muy avanzada y según sus creadores se incorporará pronto a la vida civil, en labores de vigilancia o llevar ayudar a llevar material médico u otros materiales y así ayudar a los humanos, este perro robot será totalmente autómata, ya que incorpora un avanzado sistema de guiado que analiza las imperfecciones del terreno, desniveles, objetos de por medio, como también cuenta con un avanzado sensor de movimiento para esquivar vehículos, personas etc. 

Google también nos cuenta de que este perro robot aguanta fuertes patadas ya que está fabricado de materiales de alta resistencia, está fabricado de un material que se agarra a todo tipo de terrenos. Puede andar más que su hermano mayor el BigDog de Google. Este gran proyecto avanzado está enfocado para operaciones militares ya que fue una idea que partió del ministerio de defensa de EE UU, pero con el tiempo y con rectificaciones del diseño de estos robot se podría incorporar a la vida civil para ayudarnos en nuestras tareas, es cuestión de tiempo que estos perros robot anden por nuestras calles para multitud de labores. 

Guerras del futuro ¿calidad o cantidad?

José y Asenet y el Nuevo Testamento (XII)