Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

No es una lucha contra hombres o ejércitos, sino ideologías

Harun Yahya - Hay muchos líderes que han surgido en la historia de la humanidad y mantenido enormes masas bajo control, conquistado vastas tierras a través de políticas despiadadas y así arrastrados en sus reglas opresivas autoritarias durante años, incluso si el nivel de brutalidad y coerción puede variar. Hitler, Mao, Franco, Lenin, Stalin, Gaddafi, Saddam y Castro son sólo algunos en esta lista. 

Por todos los medios, los sistemas que tienen un impacto en una población grande, sin duda, tienen una base ideológica. Contrariamente a lo que mucha gente puede suponer, es el sistema de pensamiento que está en la base de estos regímenes que los sostiene, no a la gente que les gobierna o su poder militar, ni instituciones represivas o de los grupos que los financian.

Ideologías autocráticas pueden parecer en forma de dictaduras descaradas que ejercen control sobre el público directamente, o como establecimientos autoritarios disfrazados, que son hábilmente ocultos y velados dentro de una democracia.

Con el fin de tener una mejor comprensión de los regímenes, que no se vieron tan abiertamente dictatorial pero todavía limitan la gente, el Partido de la Revolución Institucional que gobernó México durante 71 años, ofrece un ejemplo. El PRI no recurrió a las prácticas que normalmente se asocian con los dictadores, como la corrupción electoral flagrante o el uso de las fuerzas armadas. 

Sin embargo, por medio de la intimidación y la moderación, las élites del país se unieron alrededor del partido y no hay una fuerte oposición permanecieron fuera del partido. Además, los hombres de negocios que enfrenta el partido encontraron penurias indecibles, mientras que los partidarios se vieron recompensados con creces lo que impedía una oposición resistente y mantiene el PRI en el poder durante más de siete décadas. 

El PRI disuelve con el tiempo debido a la introducción de las camarillas de élite y perder sus bases ideológicas. Siendo ese el caso, el partido político hegemónico más larga duración en la historia del mundo perdió las elecciones en el año 2000.

El estancamiento económico y la osificación ideológica de la Unión Soviética trabajaron por el colapso de los regímenes comunistas de Europa del  Este. Ellos se debilitaron una vez el apoyo financiero de la Unión Soviética a estos regímenes dictatoriales se interrumpió y, además, porque el comunismo perdió dinamismo interno y la democracia.
  
En consecuencia, los regímenes del bloque del Este se desvanecieron a medida que ya no podían resistir a las crecientes demandas de cambio en la década de 1990. Los líderes del partido en muchos de los países del bloque que se dieron cuenta de que la única salida para ellos era abandonar las políticas opresivas de la época comunista y que culminaron en el establecimiento de democracias multipartidistas y los regímenes estables.

Los jóvenes de hoy se ven en gran medida en los ejemplos de tales dictaduras abiertas en los libros, en especial por escrito sobre las guerras mundiales y sus consecuencias, pero también se han encontrado con este tipo de regímenes en los últimos tres años de la Primavera Árabe. El régimen de Ben Ali en Túnez, el régimen de Ali Saleh en Yemen, el régimen de Gaddafi  en Libia y el régimen de Mubarak en Egipto son casos indiscutibles de las dictaduras.

La erradicación de estos regímenes sólo puede ser posible a través de una amplia y duradera la educación ideológica. La adopción de cualquier otro medio sólo indicaría un enfoque equivocado. Aquellos que esperan los partidos de oposición para sentarse alrededor de una mesa para una resolución a través de la diplomacia o el diálogo en Egipto son, por decir lo menos, muy equivocado.

Hay algunos líderes y países que esperan que la guerra civil en Siria para terminar cuando se sientan juntos en una habitación y firman unos acuerdos. Con frecuencia la gente viene con preguntas tales como si Siria debería estar bajo Assad o no.
Sin embargo, incluso derrocar a Bashar Al Assad por completo de la historia no sería un paso hacia la resolución del embrollo sirio. Las distintas partes que combaten en Siria están decididos a preservar sus ideologías. El régimen baasista está siendo reforzada por los países miembros del Pacto de Shanghai y, obviamente, quiere permanecer en pista con Assad.

Del mismo modo que la ejecución de Saddam Hussein no abolió la ideología Baaz, el derramamiento de sangre en  Siria no se acabará si una sola persona o de su familia se retira del régimen. La historia nos demuestra que los regímenes autocráticos sólo pueden ser expulsados.

El gasto militar para las grandes potencias

La guerra en Siria ¿una guerra sectaria?