Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Mi experiencia con el ácido ascórbido o vitamina C como suplemento (II)

Mi experiencia con el ácido ascórbido o vitamina C como suplemento (II)

Tan peligroso para la salud es cerrarse a todo lo que huela a medicina "complementaria" como tener una mente crédula y aceptar cualquier cosa "alternativa". Afán de negocio y actitudes contrarias a la Ciencia las hay en todas partes. Pero no vamos a entrar en polémicas sino a divulgar información positiva para mejorar la salud y abrir la mente.

Comprobar cómo la vitamina C va cambiado tu salud es muy importante y el paso de los años va haciendo que la confianza (tan poderosa como el efecto placebo) sea mayor y sus beneficios también. Al afirmar que a los 44 años (en 2014) me siento mejor que con 25 estoy diciendo la verdad. Podéis preguntar a la gente vegetariana o que consume un porcentaje alto de crudos, hortalizas, frutas y grano entero (entre el 50 y el 90 % del total diario). Esa sensación de plenitud sólo puede sentirse, apenas puede explicarse. Existen varios caminos para alcanzarla, que pueden recorrerse a la vez: la alimentación (la dieta mediterránea), los ayunos periódicos, la gimnasia, tomar el Sol correctamente y el trabajo con la mente (meditación, respiración), quizás sean las vías principales para re-encontrar la plenitud mental y física.

No estoy defendiendo que sea imprescindible consumir un suplemento de vitamina C. Una alternativa natural sería incluir algún alimento rico en esta vitamina cada 4 ó 5 horas durante el día (aunque los cítricos como la naranja o el limón no son buenos para cenar), porque el cuerpo elimina la vitamina C sobrante cada 4 horas (se trata de una vitamina hidrosoluble).

Hay médicos que quieren que la vitamina C no sea considerada como una vitamina más, pues es tan esencial para la vida como el agua y sus funciones conocidas son centenares (ver en la web de "Vitamin C Foundation" o en cualquier buscador de Internet).

La mayor parte de los animales producen el ácido ascórbico que necesitan en sus hígados, a partir de la glucosa. A nosotros y a algunas especies más (gorila, chimpancé, cobaya, alguna especie de murciélago y pocas más) nos falta la enzima necesaria por un gen defectuoso, de nombre casi irrepetible, enzima L-gulonolactona oxidasa... Parece que la perdimos en algún momento de la evolución por vivir en medios donde las fuentes de vitamina C abundaban.

 Existen dos casos de animales que nos ayudarán a comprender la necesidad de vitamina C:

1. La cebra puede producirla en su hígado. Cuando se captura una cebra para un zoológico de cualquier parte del mundo, este animal sufre un estrés brutal. Se ha medido la cantidad de vitamina C que produce en su hígado hasta que se adapta al nuevo medio y sería equivalente a una persona que tomase 80 gramos de ácido ascórbico o vitamina C cada día.

El estrés, algunas medicinas, el tabaco, el alcohol, destruyen mucha vitamina C, de forma que aún consumiendo la cantidad diaria recomendada, podríamos tener una carencia “subclínica” de esta vitamina fundamental.

2. Los gorilas han perdido la capacidad de fabricar su propia vitamina C -igual que nosotros, los humanos-. Cuando viven en libertad, se alimentan de más de 200 especies vegetales diferentes, muchas ricas en vitamina C (alcanzando unos 4 gramos diarios). Cuando se les captura y se les llevan a zoológicos, el estrés y la pérdida de sus fuentes variadas de alimentación rica en vitamina provocó que durante años los gorilas en cautividad desarrollaran arterioesclerosis e infartos de miocardio. Ahora, los responsables de los zoológicos se encargan de suministrarles suficientes fuentes de esta vitamina y la variedad adecuada de frutas y plantas. Los infartos se están reduciendo.

(Fuente: Save the gorillas, Owen Fonorow and Sally Snyder Jewell).

En torno a Linus Pauling, premio Nobel de Química (suele decirse que es el único que recibió dos premios Nobel individuales de la Historia, pero no creo que sea necesario añadir el de la Paz para aumentar su prestigio como uno de los químicos más importantes del siglo XX), ha sido uno de los máximos defensores de las megadosis de vitamina C por vía oral. Esto no quiere decir nada, porque hay muchos premios Nobel que dicen tonterías o se equivocan.

Lo importante no es lo que dice Pauling porque sea él, sino lo que demuestra.

ADVERTENCIA:

Es importante recordar que el uso de suplementos de vitamina C -y más aún por goteo intravenoso-, debe ser consultado y supervisado por el médico, el farmacéutico o el especialista legalmente autorizado.


Sexo y salud, cosas que no sabias de las relaciones sexuales

Sexo y salud, cosas que no sabias de las relaciones sexuales

Uigures, El Yihadismo chino