Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Mi experiencia con el ácido ascórbico o vitamina C como suplemento (III)

Además de esta experiencia personal -que puede tener más o menos valor para el lector- y la información que se aporta en el artículo, me parece esencial incluir un par de citas y referencias científicas. Así se refuerza la convicción de que lo que se lee tiene respaldo científico y se potencia la efectividad real de la vitamina C (algo así como aumentar su efecto con un "placebo" añadido).

1. Los doctores Emanuel Cheraskin, Ringsdorf y Sisley, "The Vitamin C Connection":

"Hay publicados más de 10.000 trabajos científicos que dejan claro que no existe un proceso en el organismo (aquello que sucede dentro de las células o los tejidos) y ninguna enfermedad o síndrome (desde un simple resfriado hasta la lepra) que no esté influenciado – directa o indirectamente – por la vitamina C".

2. Albert Szent-Gyorgyi, Premio Nobel de Medicina en 1937, por el descubrimiento de la vitamina C en 1927 y sus funciones biológicas:

“La misma profesión médica ha adoptado un punto de vista estrecho y equivocado. La falta de ácido ascórbico produce escorbuto y se ha supuesto que si no hay escorbuto no hay falta de ácido ascórbico. El único problema es que el escorbuto no es el primer síntoma de la deficiencia sino el colapso final, el síndrome pre-mortal y existe un gran espacio entre éste y el estado de salud plena.".

Este texto es, en mi opinión -sólo como historiador apasionado por la Historia de la Salud y de la Medicina-, uno de los más importantes de los últimos siglos. Abre el camino no sólo a profundizar en el estudio de las enfermedades carenciales, sino en las multicarenciales (varias vitaminas a la vez), "carenciales subclínicas" (en la que hay una cierta carencia suficiente para ir mermando la salud lentamente, pero no tan fuerte para que se den los síntomas de la enfermedad carencial: beriberi por B1, pelagra por B3, escorbuto por C, etc.).

¿Qué ocurre si no tomamos suficiente vitamina C, D, B3, B9, B12, zinc, magnesio, calcio, etc., a lo largo de años y décadas? ¿Cuántas reacciones biológicas quedan incompletas o defectuosas? ¿Y en un medio hostil, cada vez más contaminado y estresante?

Los alimentos más relacionados en la cultura popular con la vitamina C son los cítricos como la naranja, la mandarina o el limón, así como algunas otras frutas como el kiwi, la fresa o la papaya. Dejando a un lado las fuentes más ricas que son todavía exóticas en la mayor parte del mundo (acerola, escaramujo, guayaba), otras fuentes importantes son el brócoli, las verduras como el berro, los pimientos, etc.

Para hacernos una idea aproximada de lo que supone no tomar suficiente vitamina C cada día, vamos a repasar sus funciones en el organismo:

  • Forma y mantiene el colágeno (junto a los aminoácidos prolina y lisina), que es el "armazón" de todo el cuerpo. La piel, los huesos, los dientes, los vasos sanguíneos, los tendones, etc.
  • Interviene en el metabolismo de la tirosina (imprescindible para formar dopamina), del folato (imprescindible para reducir la homocisteína) y del triptófano (precursor del neurotransmisor del estado de ánimo, la serotonina).
  • Interviene en el metabolismo del colesterol.
  • Regula el impacto del estrés en el organismo (recordemos el caso de la cebra en cautividad).
  • Es un antihistamínico natural (por eso beneficia a los alérgicos y asmáticos).
  • Estimula el sistema inmune, mejora la función de la barrera hematoencefálica encargada de proteger el Sistema Nervioso Central, etc.
  • Es un potente antioxidante y desintoxicante (corticoides, metales pesados, etc.).

Y tantos etcéteras más que haría falta un libro.

Los debates en los medios de comunicación de centran normalmente en si previene o no los resfriados. ¿Tiene sentido discutir sobre algo así mientras no se exponen todas las ventajas para la salud que están más que demostradas? ¿Hay algo para lo que no sea útil la vitamina C, tanto la que tomamos con los alimentos como con los suplementos?

ADVERTENCIA

Es importante recordar que el uso de suplementos de vitamina C -y más aún por goteo intravenoso-, debe ser consultado y supervisado por el médico, el farmacéutico o el especialista legalmente autorizado.

Jesús Márquez / http://jesusmarquezrivera.com / jesusmarquezrivera@yahoo.es

Lista de los casos de corrupción en España

Brasil, elecciones belicistas en un país dividido