Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

las sanciones a Rusia

La declaración de alto el fuego tras la cumbre de Minsk (Bielorusia) entre los líderes de Rusia, Alemania, Ucrania y Francia ha elevado la esperanza, aunque de forma pequeña, de una solución a la crisis en Ucrania en la que más de 5.000 personas han muerto hasta el momento. Sin embargo, dadas las actitudes de los participantes, la solución no parece fácil de ser alcanzada. ¿Quiénes son los ganadores y perdedores de la crisis?

Con la crisis de Ucrania, y Crimea pasando a ser parte de Rusia, los estados miembros de la UE y los EE.UU. comenzaron a imponer sanciones contra Rusia a iniciativa de los EE.UU. Sin embargo, muchas cosas han cambiado en el mundo desde los tiempos de la Guerra Fría, y resultó ser más difícil de lo esperado construir un nuevo modelo de mundo bipolar. Grietas en el bloque occidental sobre el tema de las sanciones contra Rusia se hicieron cada vez más profundas.

Protestas repentinas en Ucrania, que estaba en el camino de convertirse en parte de la Unión Aduanera, seguido de su ruptura y el inicio de la guerra civil, en la que más de 5.000 civiles perdieron la vida, fueron uno de los acontecimientos políticos más importantes de los últimos años. La anexión de Crimea por Rusia provocó sanciones económicas globales por los EE.UU. Por supuesto, las sanciones dañaron a Rusia, pero también hay que aceptar el hecho de que algunos estados de la UE que respaldaron los EE.UU. fueron dañados, por lo menos, tanto como Rusia ya que una parte de su economía dependía de las importaciones a la sancionada Rusia. 

Las sanciones económicas fueron seguidas de una caída repentina de los precios mundiales del petróleo, de nuevo, a iniciativa de los EE.UU. La caída en los precios del petróleo afectó no sólo Rusia, sino a todos los países productores de petróleo, y la UE - que todavía estaba tratando de escapar al impacto de la crisis económica mundial - fue dañada por el desequilibrio en las tasas de interés e inflación ante el riesgo de una recaída de la crisis. El efecto boomerang de las sanciones sacudió gravemente la UE.

Rusia no se sentó de brazos cruzados 

Puso sus propias cartas sobre la mesa. En primer lugar, firmó un acuerdo petrolero de 30 años con China, en represalia por los países de la UE ya que prefieren lazos con los EE.UU. sobre los bonos de vecindad. Eso significa un nuevo y costoso problema para las economías de la UE, que son casi totalmente dependientes de Rusia para el gas. El gigante industrial de Alemania, en particular, hizo todo lo posible para mantener los canales de comunicación con Rusia, rica en carbono, abierta, y todavía lo está haciendo. Según cifras de Deutsche Bank, en el caso de que las sanciones continúen, la economía alemana se contraerá un 0,5% y a finales de este año la industria alemana perderá 25.000 empleos. Esto no es una buena noticia para la economía de la UE, que ya está bajo una costosa recuperación económica.

Rusia, ciertamente no es el único damnificado, las sanciones afectan también a los empresarios rusos evitando que se muevan libremente e iniciando restricciones a las transferencias bancarias. Eso también tuvo un profundo impacto en el sector bancario europeo. Además, el aplazamiento del acuerdo de aerogeneradores entre Rusia y Siemens, cuyas exportaciones anuales están en unos 2 millones de euros, generó una pérdida para el sector de la energía basada en el carbono, así como el sector de la energía alternativa. 

Siemens decidió unilateralmente no reconocer las sanciones. Rusia decidió cancelar su acuerdo con Bulgaria en relación con el gasoducto South Stream, Bulgaria había retrasado en varias ocasiones el inicio de la construcción; ( que puso en duda la seriedad del tema) cuando Rusia no estaba bromeando con este tema ya que los funcionarios de Gazprom determinaron que la tubería debía pasar a través de Turquía en lugar de por Bulgaria (por el poco interés que había prestado al acuerdo).

Los productores de hortalizas europeas, especialmente Holanda y Polonia, fueron tal vez los que más sufrieron las sanciones. Los agricultores europeos, cuyas exportaciones anuales a Rusia totalizará 16 millones de euros, se vieron seriamente afectados por la repentina imposición de sanciones a las exportaciones hacia Rusia. Esa pérdida de las exportaciones de alimentos a Rusia fue seguido por Irlanda, cuya exportación de queso les genera un beneficio total anual de € 4,5 mil millones al año. Mientras que Rusia fue capaz de obtener estos productos procedentes de otras fuentes, en particular Turquía, las pérdidas de los vendedores europeos aún no han sido indemnizadas.

Los visados europeos para turistas rusos fueron cancelados, y la industria fue dañada en conjunto con la caída del rublo. La Chipre griega, cuya economía se basa sobre todo en las transferencias bancarias por los oligarcas rusos y actividades turísticas, se encontró en una situación difícil. En un comunicado el líder de la parte griega de Chipre, Nikos Anastasiadis, dijo: "Queremos evitar cualquier deterioro adicional de las relaciones con Rusia y la Unión Europea." Él estaba diciendo lo que muchos países miembros de la UE como Alemania, Francia, Grecia y Holanda quería decir, pero no pudieron. Aunque el presidente francés Hollande emitió señales acerca de dar un paso atrás de las sanciones, que no podía hablar de las pérdidas sufridas por Francia como lo haría (explícitamente)  el ex presidente galo Nicolás Sarkozy. Sarkozy expresó el pensamiento real de los pueblos de Europa, cuando dijo: "Los Estados europeos no quieren una guerra fría con Rusia."

La realpolitik, no los ideales, también parecen atar las manos de los EE.UU. a raíz de sus intervenciones fracasadas en Irak, Afganistán y Libia, los EE.UU. han sufrido una grave pérdida de confianza. Algunos funcionarios estadounidenses esperan que el mundo se vuelva cada vez más bi-polar obligando a los dos líderes ha renovar sus propias carreras políticas, de modo que pueden estar buscando una nueva Guerra Fría. Como ya he dicho varias veces, si la UE y los EE.UU. toman un paso positivo unilateral y punen fin a su política de cercar a Rusia, entonces vamos a ver que Rusia, bajo el liderazgo de Putin será también pronto dar pasos positivo a cambio. Además, como hemos visto en el caso de Irán, Corea del Norte y China, las sanciones económicas, de hecho, en general refuerzan la estructura ideológica de un país en lugar de cambiarlo. La presión sobre Rusia, que está profundamente inquieta sobre el peligro de ser cada vez más aislado y empujado a un rincón. Esta política puede de hecho dañar todo el sistema global y provocar un colapso económico en el bloque occidental. El presidente Obama, que ha firmado por seguir una política de aislar a Rusia, debe ver también el riesgo de que los EE.UU. sean aislados en consecuencia. Por lo tanto la solución para el conflicto recae principalmente en el bloque occidental que debería, por conveniencia, levantar sus políticas sancionadoras contra el país eslavo.


José y Asenet y el Nuevo Testamento (XI)

Lo guardado en Internet se perderá