Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

La Mujer Árabe

Desde hace tiempo, me vengo contemplando la situación de la mujer en el mundo arabo musulmán en general, y Describir y analizar en un artículo la situación de la mujer en el mundo islámico se torna en una tarea harto complicada, debido a la diversidad de  realidades existentes en función del contexto –Marruecos, Túnez, Arabia Saudí, Turquía, etc.. Esas diferencias existentes en la consideración de la sociedad respecto a  la mujer entre unos estados y otros, en función del posicionamiento ideológico adoptado sobre éstas, también han sido puestas de manifiesto de forma explícita por otros autores a lo largo de la historia. En las sociedades occidentales la imagen de la mujer musulmana en muchas ocasiones está cargada de estereotipos, juicios calificativos que se basan en datos insuficientes y que tienden a generalizarse a todo un grupo de pertenencia. La situación de discriminación que viven muchas mujeres en regiones del mundo arabo-musulmán suele achacarse a la religión, concretamente al Islam. Incluso, a veces, la liberación de la mujer musulmana, desde un discurso etnocentrista, la asociamos al acto simplista de quitarse el velo, sin conocer realmente el significado o los significados que éste pueda tener para la mujer y el uso que de él esté haciendo.

Para poder entender bien la situación, he podido distinguir entre tres partes en las que la situación de la mujer en la sociedad es totalmente distinta que la otra, sin mencionar la parte geográfica o el estado de cada parte.

En un primer lugar, encontramos una primera parte en la que la mujer no pinta nada en la sociedad, es una simple ama de casa, con un único objetivo en la vida, hacer que al marido no le falte de nada, aunque eso hace que renunciase sus derechos, una sociedad en la que es una persona que no tiene derecho ni a sacar un carné de conducir, ni poder viajar, y lo peor de todo no tiene derecho a tener una vida política y participar en la toma de decisiones de su país a través normas internas del Estado, la joven de que vive en esos países, lo único que espera es un esposo que vendrá llamando a la puerta de la familia, sin haberla conocido anteriormente en persona.

En lo que se refiere a la segunda parte de esta pequeña reflexión, tenemos Estados en los que, en los papeles, la mujer tiene que ser un miembro activo en la sociedad, tanto en la vida social  como política, una sociedad en la que la mujer tiene derecho de entrar a una escuela y trabajar cuando una vez acabe sus estudios. Pero una vez nos acercamos a la realidad, vemos que está muy lejos de ser aplicado.

En una tercera parte, y es la parte que mas me importa, son países en los que no hay ninguna restricción o obligación aplicada al género femenino, sociedades en las que las mujeres tienen los mismos derechos y deberes que los hombres, pero, el papel de esta mujer, no se refleja en dichas sociedades, no se aprovecha de su estatuto, por culpa de de marcas que ha dejado la historia en la sociedad, pero debmos saber que ahora las cosas han cambiado, y tenemos que empezar de nuevo juntos.

En estas sociedades árabes, en mayor o menor medida, están progresando tanto a nivel de comportamientos como de mentalidad. Lo cual implica transformaciones profundas que necesitan de tiempo y, desde nuestro punto de vista, de una apuesta importante en la mejora de los sistemas  educativos para que pueda garantizarse una educación universal y de calidad  sin distinción de género ni de nivel socioeconómico de la familia. Y el tema de La educación y el acceso al trabajo asalariado por parte de la mujer ya no suponen un problema, se ha superado relativamente.

Pero queda el papel de la misma mujer, o chica para llevar a cabo este progreso tan importante. Analizando algunos casos, muchas mujeres están participando en el cambio de sus sociedades, pero en cambio, hay algunas, y según las estadísticas realizadas, son muchas, las que no estudian para formar parte de sistema político o social de su sociedad, sino estudian para no estar en casa, y por mucho que sean competentes o inteligentes, el único objetivo es que venga un marido a liberarles, pero ¿a liberarles del que?, estoy hablando de familias que no les obligan nada a sus hijas, sino, al contrario, su única preocupación, es que estudie, y se olvide de todo, pero las chicas, que supuestamente están bien formadas, estudiando en universidades, tienen la mente mucho más cerrada que sus padres, y prefieren acabar los estudios y acabar en la casa del marido, y encima, sin querer trabajar, porque estoy hablando de casos que el marido o la familia no les dice nada de dejar de trabajar o estudiar, sino que viene como elecciones suyas, y así no hacen nada más que reducir la tasa de la participación de la mujer en la sociedad, porque muchísimas de estas que prefieren quedarse en casa, son muy competentes. Lo que me lleva a preguntarme, pese a estas transformaciones importantes que se han producido durante los últimos 20 años, tanto a nivel de comportamiento como a nivel de mentalidad ¿porque la mujer árabe no opta por mejorar su situación tanto a nivel de formación como a nivel profesional? Que por cierto, no generalizo, sino hablo según las estadísticas, que dicen, que más de 60% de las mujeres que acaban sus estudios no buscan trabajo. Para ello, desde mi punto de vista, creo que la mujer en estas partes, tiene una pequeña parte de la culpa, porque no estamos hablando de una víctima sin derechos, sino de una mujer que disfruta de todos los derechos pero no los aprovecha, pero sí necesita un empujón, y juntos lo llevaremos a cabo.

Una Europa, Euroesceptica y a la derecha

Cosas que no sabes del Pene

Cosas que no sabes del Pene