Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

La primera guerra de Afganistán

La primera guerra de Afganistán

El mundo contemporáneo nace en las cordilleras montañosas de Afganistán que había caído en la esfera de influencia de la URSS después de la revolución de Saur en 1978 que impuso un sistema socialista. Las buenas relaciones entre Rusos y Afganos se remontan a muchos años atrás. Los Rusos mantuvieron tensiones regionales en la zona con los Británicos de la misma forma que la habían tenido en el Cáucaso con los Otomanos. Durante la revolución Soviética Lenin había reconocido al gobierno Afgano, lo que le enemistó con Reino Unido, en esta época Bachha i-Saqao toma el poder y se acerca a Londres hasta que Mohammed Daud, en los años cincuenta, se acerca a la URSS durante el reinado de Mohammed Zahir Sha. Durante la época monárquica el rey Mohamed Zahir Sha inició reformas democráticas que acabaron abruptamente en 1973 con un golpe de estado propugnado por Mohammed Daud que intentó desvincularse de la URSS para acercarse a las naciones musulmanas, sobre todo Irán,  aunque reprimiera a los grupos islamistas vinculados con Pakistán. Daud gobernaría hasta la revolución socialista de 1978 que les acercó de nuevo a la URSS. 

A diferencia de los estados totalitarios musulmanes, en Afganistán se vivía un vibrante mundo comunista clandestino que no había sido correctamente reprimido. Afganistán era un país sin desarrollo industrial, educativo (una de cada diez personas sabían leer y escribir), y cuya esperanza de vida se hallaba en cuarenta años, era un país cuya población sufría de tuberculosis y desnutrición así como de un casi nulo desarrollo social y estructural, Afganistán apenas había evolucionado. El partido socialista acometió las reformas necesarias para llevar la modernidad, dentro del esquema comunista, a Afganistán rompiendo con las tradiciones y costumbres más ancestrales y atacando la religión para acometer la modernización de su nación siguiendo el modelo soviético e inspirándose en el gran salto adelante que se estaba desarrollando en la China de Mao, en este contexto comenzaron los planes de economía planificada, la reforma agraria que implicó el embargo de miles de hectáreas (que obligó a los agricultores y ganaderos a refugiarse) el modelo leninista del nuevo estado Afgano se basaba en el control de la oposición usando el modelo de policía secreta copiada del KGB o la Stasi, se acometió la modernización industrial en un país rural sin grandes centros metropolitanos y dividido en tribus, se introdujo a la mujer en el esquema social del país emancipandola (o intentándolo) enfrentándose a la estructura patriarcal de la sociedad Afgana. 

La realidad afgana es tribal y su identidad se basa en la cultura, tradición y la religión. Los grupos étnicos de esta zona son los Pastún, Kirguiz, Uzbekos y Tayikos que no entienden de fronteras puesto que para ellos el sentimiento de nación tribal está por encima del concepto de estado moderno de modo que los lazos nacionales priman sobre el sentimiento estatal y las fronteras son por lo tanto meras lineas imaginarias, de ahí el fácil trasiego de guerrilleros que desde los centros de los Pastunes Pakistaníes llegarían a Afganistán. La oposición al gobierno comunista afgano se encontraba aglutinado entorno a la etnia pastún, mayoría en el país y capitalizado entorno al pensamiento islámico derivado de las escuelas de pensamiento más radicales en la zona. Los Talibanes (cuya palabra significa estudiante) se alzaban como una vertiente más de la oposición a la influencia soviética, junto a los Talibán estaban los pastunes monárquicos (minoría en la oposición) e igualmente minoritarios eran los demócratas. Esto fue rápidamente comprendido por los halcones de la alta política estadounidense. Cuando el 3 julio de 1979 Brezinsky (secretario de exteriores estadounidense) presionó al presidente de los estados unidos Jimmy Carter para firmar una directiva por la cual otorgaba apoyo a la oposición al régimen comunista afgano se dió inicio al germen del actual modelo de terrorismo internacional yihadista en la región. El radicalismo de los opositores en 1979 sufrió un gran impulso cuando la revolución islámica del Ayatollah Ruhollah Jomeini tuvo éxito. Tal revolución Iraní asustó a estadounidenses, árabes y soviéticos por igual, unos porque perdían a un gran aliado en la zona, otros porque encontraban una potencia en alza que podía dar al traste con las aspiraciones Saudíes en Oriente Medio y los soviéticos porque temían un contagio y un alzamiento de musulmanes de la URSS inspirados por el triunfo de la revolución iraní (que era incuestionable) Moscú temía que los opositores centroasiaticos musulmanes se aglutinaran entorno al islam y que la CIA detectara este sentimiento de rechazo y lo fomentaran. 

Los Soviéticos

Los soviéticos no andaban desencaminados porque este sentimiento fue capitalizado a partir de 1979 por los estadounidenses en un intento de debilitar a los soviéticos. La intención de USA era arrastrar a Moscú a la guerra directa en Afganistán y embarrarlos en una contienda interminable. De echo en esta directiva Bzezinsky se jactaba de que dicha ayuda a los Talibanes reforzaría la capacidad militar de estos y obligaría a los soviéticos a intervenir llevándolos a su propio Vietnam ya que el gobierno socialista de Kabul sería incapaz de contener a los guerrilleros. En dichos movimientos, estados unidos, se encargó claramente de arrinconar y permitir la destrucción de la oposición democrática y moderada afgana ante el miedo a que estos se convirtieran en la vanguardia de la guerra y tendieran puentes de diálogo con el gobierno central a cambio de concesiones políticas por lo que centraron sus esfuerzos en los más radicales de todos los opositores, los muyahidines, de echo analistas de la corporación RAND detectaron que la falta de lideres opositores moderados se debían a que habían sido asesinados por los más radicales que eran, con mucho, los mejor armados y financiados por occidente y en este teatro  Pakistán sería el gran aliado de estados unidos.
El gran frente de batalla de USA contra los soviéticos estaba en Afganistán, el apoyo financiero estadounidense, así como el de la CIA y las finanzas obtenidas del negocio de la droga, fuente de financiación de los Talibanes, que comerciaban con el opio que era enviado por la ruta soviética hasta Europa y llegaba a USA, el dinero de la droga era lavado en los bancos del sureste asiático y era perfecto para la financiación de la oposición. Desde Pakistán se organizó con ayuda del servicio de inteligencia pakistaní (ISI) todo el entramado de la oposición islamista en base a tres premisas:

  • Otorgar visados a todos aquellos voluntarios islamistas que acabarían acudiendo a la Yihad;
  • Armar y financiar a través de la ayuda estadounidense, que era limitada en la época de Carter-Bzezinski y que se convirtió en total en la administración Reagan-Caisey que se convirtió en la mayor operación de la CIA en la historia alcanzando los 3,000 millones de dólares. Asimismo llegaba más dinero por canales paralelos producto de las colectas en las mezquitas, donaciones de terceros países como Arabia, Emiratos Arabes Unidos o Qatar y donaciones de multimillonarios particulares. El ISI se encargaría de redistribuir este dinero entre muyahidines y Talibanes;
  • Ofrecer un territorio seguro o santuario a los opositores afganos y evitar la proliferación de opositores moderados o democráticos, de echo la idea de Washington era usar Pakistan como santuario de los yihadistas y cuartel general de los Talibanes para ofrecerles un lugar seguro desde donde comenzar la guerra, además Pakistán sería quien entrenaría, a través del ISI (servicio secreto Pakistaní), a los voluntarios, gestionaría y repartiría el dinero llegado de USA para los opositores. Pakistán concentró todo los recursos en financiar a los más radicales de la guerra, los Yihadistas, y de ellos el gran beneficiado sería Gulbuddin Hekmatiar.

Es decir que los servicios de inteligencia pakistaníes estaban otorgando la financiación entregada por USA al ala más radical de los opositores. Asimismo Pakistán decidió relajar el control policial al tráfico de drogas por parte de Afganistán (en los años ochenta el segundo productor mundial de opio tras Birmania), con este comercio de la droga se obtendría dinero extra y una diversificación de las fuentes de financiación que otorgaría mayor seguridad a la causa, los bancos dieron el visto bueno y se pusieron manos a la obra a la hora de blanquear el dinero y obtener pingues beneficios, estabilidad y seguridad en sus cuentas y en sus entidades logrando verse a mediados de los ochenta y principios de los noventa un aumento de las finanzas internacionales producto de la venta de droga.

Drogas y Talibanes

En esta época Afganistán comenzaría a ser el primer productor mundial de opio y la producción, controlada por señores de la guerra, así como rutas controladas por señores de la guerra pakistaníes, traficantes centroasiaticos, caucasicos y yugoslavos se movía por todo el mundo inundando América y Europa y acabando en los bancos más prestigiosos e importantes del mundo que recibían miles de millones de dólares en dinero en efectivo que mantenían sus finanzas a costa de una guerra que tenía múltiples aristas. Desde que en 1973 Nixon sacó al dolar del patrón oro y el sistema capitalista iba expandiéndose, la cantidad de dinero en efectivo era cada vez más necesaria y la mejor manera de conseguirlo eran los mercados ilícitos de los cuales se beneficiaban guerrillas, gobiernos, servicios de inteligencia y mafias que al final en Afganistán colaboraban para mantener a flote todo un ejercito opositor.

  • Pakistán, que tenía su propia agenda y trataba, usando la operación de estados unidos, de controlar su patio trasero (Afganistán) y lograr la suficiente influencia en la región para rivalizar con su enemigo eterno, la India, ante este panorama India militarizó de nuevo Cachemira mientras Pakistán dirigía todos sus esfuerzos hacia la lucha yihadista, en lugar de la lucha nacional, ya que la composición étnica de los Talibanes, en su mayoría Pastún, era una amenaza para la integridad del territorio Pakistaní ya que esta etnia está asentada a ambos lados de la frontera de ahí que los propios pastunes pakistaníes talibanes otorgaran protección absoluta a sus correligionarios no solo en la guerra de Afganistán sino en la guerra civil de los noventa y en la guerra contra USA de 2001.
  • Desde las madrasas de pakistán miles de jóvenes pakistaníes y afganos así como voluntarios de todo el mundo musulmán fueron adoctrinados en el radicalismo para su inclusión en la yihad, todo ante los ojos de occidente que ayudaba, no solo con dinero sino con libros que se enviaban a los jóvenes para adoctrinarlos y que estaban producidos en Pakistán, Arabia o Estados Unidos. Pakistán había sido el primer país en convertirse en una república Islámica ya en el lejano año 1956 y el general y presidente Pakistaní Muhammad Zia-Ul-Haq barajó incluso la idea de establecer un Califato en Pakistán, que él mismo desestimó, aunque gastó mucho dinero y recursos en la consolidación de un país Islámico y tradicional así como en ayudar a estos grupos en todas las partes del mundo.

Durante el conflicto la superioridad tecnológica soviética no fue determinante, como tampoco lo fue veinte años después la superioridad tecnológica de estados unidos, si bien estos últimos delegaron en los opositores, talibanes y muyahidines las operaciones terrestres evitando caer en un Vietnam. Los talibanes rápidamente se hicieron con el control de la situación en contraposición a las mal entrenadas tropas voluntarias de muyahidines sin embargo mientras que los talibanes comerciaban con droga y recibían fondos de USA y Pakistán Usama Bin Laden usaría sus conocimientos para entrenar de forma paralela un ejercito propio. A partir de 1985 debido a dos factores:

  • La publicidad que en el mundo árabe se daba esta agresión soviética a tierra del Islam que acabaría viéndose como una agresión a los musulmanes y la yihad como una defensa islamica legítima, frente a la opinión del resto del mundo que veía la guerra como una invasión sin más;
  • A partir de 1985 se comenzó a sentir los primeros signos de agotamiento militar soviético producto de la grave crisis interna del bloque comunista y a lo impopular de la guerra. La URSS llegó a chantajear a sus soldados con la liberación del servicio en Afganistán a cambio de que fueran a ayudar a solucionar el accidente de Chernobil, tal era la desmoralización de la URSS en la guerra de Afganistán.

El uso instrumental del radicalismo

Contra los infieles soviéticos, sus vínculos con Pakistán, la alianza Talibán, encabezada por el mulá Omar y los muyahidines y asistida por Pakistán y Arabia saudí, que se habían reunido con Brezinsky para tratar las formas de ayudar a los "guerreros del islam". La ayuda financiera de las potencias del golfo pérsico y arabia saudí, que sería determinante en la guerra, veían con malos ojos la guerra Irak-Irán, y temían que se produjera una fractura social entorno a la guerra basado en las confesiones del Islam. De echo la ayuda llegó hasta a dar  publicidad y rodar películas sobre los Talibanes y los muyahidines (germen embrionario de Al Qaeda) en la película Rambo III en la cual Silvester Stallone, en su papel de John Rambo, luchaba con los Talibanes contra los soviéticos y cuya película fue grabada en Afganistán con el beneplácito y apoyo de los propios radicales islamistas que, conocedores de la importancia de la publicidad, salieron reforzados socialmente en su causa. 

El intento de Zbigniew Brzezinski de acabar con la guerra fría y colapsar a la URSS usando a los Talibanes dio resultado pero a costa de acabar con la presidencia de Jimmy Carter que se vio obligado a desdecirse de sus promesas electorales y que estaba gravemente afectado por el secuestro de la embajada de estados unidos en Teherán. Brzezinski sigue sosteniendo que su apoyo a los radicales islamistas fue necesario y que se siente orgulloso de haber acabado con el imperio soviético aún a costa de que más tarde sus criaturas se volvieran en su contra y hostigaran a los Estadounidenses en Afganistán, Irak y en todo el mundo hasta día de hoy. La administración Reagan no solo continuó con el plan Bzezinsky sino que derogó la ayuda limitada para convertirla en ayuda absoluta y extender una serie de conflictos contra el socialismo en todo el globo. 

Afganistán solo era la gran batalla pero la teoría consistía en reprimir duramente a los gobiernos que viraran hacia Moscú, como era el caso de las guerrillas financiadas en centroamerica. Las contras fueron creadas para derrocar los regímenes socialistas ya que Estados Unidos prometió que después de Cuba no iban a tolerar otro régimen comunista en el hemisferio occidental. El objetivo a largo plazo no era solo debilitar la influencia de los soviéticos en el mundo y en el centro de Asia sino que esta jugada iba encaminada a causar un daño mayor a la estructura social de la URSS provocando una radicalización de los cuarenta millones de musulmanes que vivían dentro de las fronteras Soviéticas. La intención era usar Afganistán como pivote desde el cual provocar el máximo daño interno a la URSS y desde Moscú, siempre vigilante, eran conscientes de la realidad islámica de la URSS en sus territorios de centroasia y el caucaso.

El temor a un alzamiento de musulmanes, que serían usados por los estadounidenses, acabaría provocando una guerra civil dentro del territorio soviético y provocaría una pérdida de influencia externa y una crisis interna que acabaría por desmembarlos y hundirles. Moscú entendió que USA estaba usando sus redes de financiación y de logística para armar a los opositores islamistas afganos desde territorio pakistaní.  El general Pakistaní Muhammad Zia-ul-Haq pretendía usar la agenda Estadounidense para Afganistán infiltrando su propia agenda. Para Islamabad Afganistán era su patio trasero y la puerta para lograr influencia en la región centroasiatica y convertirse en una potencia regional que pudiera competir con India, a la que ya se había enfrentado en tres ocasiones en 1947, en la guerra Sino-India de 1962 y en la segunda guerra de Cachemira de 1965. Entre India y Pakistán había algo más que un mero conflicto fronterizo, había una guerra de cultura debido a la partición que hicieron los británicos entre Indios de religión Hindú (de la India) e Indios de religión Musulmana (Pakistán y Bangladesh), los constantes roces entre comunidades hacían de esta la guerra fría más caliente de la segunda mitad del siglo XX, ambos regímenes intentaban ganar influencia para mantenerse seguros y arrinconar al otro y eso significaba desde apoyar insurgencias internas (como la de Cachemira en 1982) o la rebelión Sij de 1982, saludada por Pakistán y que acabó con una brutal represión de las fuerzas Indias sobre los Sij que provocaron el descontento y el asesinato de Indira Gandhi quién, en última instancia, había sido la responsable de la matanza.

Yihad en Afganistán

La agresión de la URSS no fue vista como una guerra civil entre Afganos y el gobierno socialista afgano con apoyo de la URSS sino como una agresión al Islam lo que hizo que los países islámicos, normalmente en guerra o con tensas relaciones entre sí, se unieran para defender la causa del Islam en bloque, de modo que se entendió como un conflicto de civilizaciones en el bando musulmán. La teoría de las civilizaciones es importante de conocerla, la URSS fue una civilización de vida corta ¿por qué civilización? porque no se identificaba con ninguna de las ideas preestablecidas previamente ni contemporáneas a ella, no reconocía la importancia de la religión ni de los valores tradicionales occidentales y se separó a si misma del tronco común del pensamiento filosófico previo creando su propia realidad, la URSS no había sido nada que hubiera existido antes, era precursora y madre de la cultura o civilización socialista, de la cual aún quedan remanentes como Cuba o Corea del Norte. 

La civilización socialista estaba enfrentada tanto al liberalismo y a la democracia occidental como al rigorismo islámico. Los musulmanes lo entendieron como una civilización no occidental que atacaba tierra del islam. A ojos de un analista occidental la guerra de Afganistán era solo un intento por parte de la Moscú de asegurarse el control del centro de Asia, contrarrestar movimientos islamistas en su zona de influencia, o zona de comfort, y eliminar cualquier tipo de oposición interna, en pocas palabras, una maniobra geopolítica para evitar ser arrinconada y asegurar su supervivencia, sin más, pero el mundo islámico no lo vio así, rápidamente los gobiernos musulmanes clamaron y se pusieron manos a la obra para ayudar a sus hermanos de fe afganos enviando dinero y combatientes. 

El primer financiador de los Afganos fue Arabia Saudí que entregó 525 millones de dólares entre 1984-1986 así como financiar el 61% de un total de 715 millones de dólares, el resto sería financiado por USA además de la entrega de material militar de tecnología punta como los misiles Stinger que acabaron por hacer mella en la fuerza aérea soviética. Quien distribuyó el dinero y las armas fue Pakistán, que otorgó el 75% de ese dinero a grupos islamistas, los yihadistas eran en su mayoría Saudíes que seguían la corriente Wahabista del Islam así como Salafistas y miembros de los hermanos musulmanes, acudieron a la llamada también Egipcios, Palestinos, Sirios y miembros de otras nacionalidades a luchar a la Yihad que fueron reclutados en Jordania y trasladados a Pakistán donde el gobierno del general Zia-Ul-Haq los entrenaría. 

Era la primera guerra de civilizaciones contemporánea y precursora de la situación actual

El objetivo de llamar a la Yihad en Afganistán contra el socialismo era aglutinar entorno al wahabismo saudí y la hermandad de los hermanos musulmanes a los voluntarios que llegarían para combatir a los enemigos del islam. Con esta estrategia harían temblar los cimientos de la URSS en todos los ámbitos, desde el económico (dentro de una economía estancada) hasta lo social (mediante el intento de radicalización de la sociedad islámica soviética) y también en lo diplomático (puesto que la invasión de Afganistán supuso un grave problema diplomático para la URSS de la cual el accidente más llamativo y anecdótico fue el boicot a los juegos olímpicos de Moscú 80) pero USA también se movía por miedo a un aumento de la influencia soviética, que sería incontestable, en centroasia y que podría dirigirse a oriente medio., En este contexto se dio comienzo a las hostilidades en territorio Afgano y al embrión del mundo contemporáneo, de echo la constitución del mundo que vivimos hoy en 2016 se va gestando desde el 27 de abril de 1978 hasta el 11 de septiembre de 2001 momento en el que todo cristaliza.

Personajes clave 

Osama Bin Laden (Arabia Saudí 1957- Pakistán 2011) un joven multimillonario Saudí con contactos en la casa real árabe que acudiría a luchar a Afganistán y que sería entrenado por el ISI Pakistaní a instancias de la CIA y que le enseñó tácticas de guerrillas, cómo mover y blanquear dinero a través de paraísos fiscales, técnicas de explosivos, cómo ocultarse y cómo comunicarse usando códigos cifrados así como a crear redes de financiación y contactos internacional, con estos conocimientos creó los primeros campos de entrenamiento en Afganistán y durante los ochenta se dedicó a formar a su ejercito personal de muyahidines que estaban aliados a los Talibanes, la enorme fortuna personal de Bin Laden le permitía mantener este ejercito privado de voluntarios. 

Aymán Al Zawahirí (El Cairo 1951) lucharía con los muyahidín de Afganistán y aportaría su experiencia en el campo de la guerra de guerrillas, ya que había participado y había sido miembro de la hermandad de los hermanos musulmanes de Egipto. 

Mustafá Setmariam es tal vez el más importante de todos los terroristas e ideologos que pasaron por Afganistán, en 1980 ingresa en vanguardia combatiente, la rama Siria de los hermanos musulmanes y participó en el levantamiento de Hama (1982) contra Hafez Al Asad, de ahí huyó a Francia y después a España donde logra la nacionalidad Española siendo ahora Sirio-Español y teniendo vía libre para moverse por toda la Unión Europea. En 1987 abandona España rumbo a Afganistán. Ahí se convierte en el gran ideólogo del yihadismo internacional como lo conocemos hoy, sin él no existiría Al Qaeda ni sus ramas.

Desarrollo de la guerra de Afganistán 

En este panorama de redes la unión frente al enemigo común uniría a los diferentes ejércitos de voluntarios o ejércitos privados como el de Usama Bin Laden, financiado con su propio dinero y cuyos campos de entrenamiento eran independientes del resto de campos gestionados por los servicios secretos pakistaníes, donde se comenzó a fraguar el embrión de Al Qaeda durante los ochenta, la convivencia de diferentes ideologías radicales islamistas en un solo territorio luchando contra un solo enemigo  produjo una evolución del pensamiento yihadista, de hecho Usama Bin Laden era discípulo de Abdullah Yusuf Azzam (1941-1989) padre de la yihad global y que trataba de iniciar después de la derrota de la URSS una gran Yihad global atacando a los infieles en tierras del Islam intentando derrotar a Israel aunque teniendo en consideración que los civiles no son objetivos legítimos de ahí que su yihad estuviera restringida pero Bin Laden, que siempre sintió un profundo respeto por Azzam, cayó bajo influencia de Aymán Al Zawahirí que consideraba todo objetivo de la Yihad como legítimo, en este contexto los salafistas y los miembros de los hermanos musulmanes vivirán en una constante tormenta intelectual buscando una justificación religiosa a su situación llegando a la conclusión de que tanto el salafismo clásico, favorable a la predicación no violenta y a su pensamiento de mutar las sociedades islámicas desde las bases sociales hasta las autoridades así como los hermanos musulmanes, de fe laxa y de acuerdo en usar los mecanismos políticos de las estructuras del estado fueron duramente criticadas y sus ideólogos condenados por apostatas al servicio de occidente. 

En esta nueva revisión de la lucha yihadista se integraba no obstante el carácter político de los hermanos musulmanes y el tradicionalismo y el puritanismo del salafismo cuyo aglutinante debía de ser la acción revolucionaria armada contra los gobiernos impíos y contra los territorios del islam controlados por regímenes que no eran islámicos. En este maremagnum de ideas, refundaciones y facciones nació Al Qaeda, que en aquel momento era solo uno de los grupos muyahidín que combatía en Afganistán pero que con el tiempo y a lo largo de la segunda mitad de los ochenta se convirtieron en el aliado indispensable, un ejercito voluntario compuesto por musulmanes de todas las nacionalidades que combatían bajo diferentes banderas pero bajo un mismo objetivo, expulsar a los soviéticos del país y derrocar el gobierno socialista de Kabul. En 1988 los Soviéticos se retiraron de Afganistán, la derrota había sido dolorosa y había sacudido las bases de la URSS siendo una de las causas de su estrepitosa caída. Cuando Gorbachov en conversaciones con Reagan intentó conocer que ocurriría con aquellos guerrilleros y si iban a poder contenerlos USA se desentendió del problema ya que desde Washington creían que la asociación Cristianismo-Islam iba a ser duradera. En el mundo Islámico por el contrario la sensación era de júbilo, los desarrapados islamistas voluntarios llegados de todo el mundo islámico habían derrotado al ejercito profesional de una de las dos superpotencias mundiales y creían a ciegas que gracias a su valentía y a la fuerza de Dios podrían destruir a la otra gran superpotencia, Estados Unidos. (Foto: Dawei DING)

 

El conflicto de los altos del Golán entre Siria e Israel

El conflicto de los altos del Golán entre Siria e Israel

El desastre ecológico del mar de Aral

El desastre ecológico del mar de Aral