Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

¿España hacia la recuperación de la economía?

La crisis golpeó muy fuerte a España desde el año 2008 hasta 2015 que está comenzando, a la inestabilidad de la economía se le debe unir la inestabilidad política, institucional y social. Hace unos días comenzaba una campaña basada en los buenos indicios de la economía ya que según estos indicios se estableció que desde el año 2012 la economía Española no daba malas noticias.

Según estas noticias uno de los grandes indicadores del inicio de la mejora económica es la caída del ahorro lo cual deja entrever unas expectativas positivas para el devenir de la economía de España ya que el ahorro es un mal necesario producto del miedo de los ciudadanos en periodos de crisis que tienden a retener la riqueza gastando menos de lo que ingresan y provocando con el descenso del consumo una caída de la economía. Según los datos económicos, no todos buenos, el mes de Diciembre del 2014, un mes de gasto por antonomasia se saldó con una bajada del 0,6% del IPC (unido al descenso del 1% del IPC en el año 2014, la tasa mas baja desde el año 1964, cuando nace este indicador).

¿Por que puede afectar esta bajada del IPC?

La bajada del IPC puede provocar en el ciudadano la idea de que los bienes que puede adquirir ahora son demasiado caros ya que el precio está aún por caer más lo cual provoca la retención del capital a la espera de adquirir bienes de consumo a un precio más bajo aunque los economistas están confundidos por esta tendencia la opinión general establece que el camino no va por ahí ya que la bajada de precios no es crónica ni en todos los productos por igual, en pocas palabras los economistas advierten que no estamos en un contexto de deflación por lo que la caída del precio de bienes al consumo, sueldos y demás no va a bajar.

Aunque los expertos temen que esta situación se haga realidad por un contagio económico que venga de otros países de la Unión Europea que puedan caer en deflación y arrastrar a España también teniendo en cuenta la situación de interconexión económica actual entre estados y más aún entre estados Europeos. La situación también puede agravarse ante la perspectiva política tan delicada que se presenta en Europa y el auge de partidos que pueden provocar que los mercados comiencen a retirar sus activos de estos países por miedo.

Aumento del consumo ¿Por qué?

De entrada debemos comprender que significa el consumo de las familias. Con el fin de la etapa de malas perspectivas y de retención económica en base al ahorro por miedo las familias, de nuevo, ha vuelto a poner en movimiento su economía lo cual ha permitido sostener el crecimiento de las finanzas españolas. El incremento del gasto se debe al aumento de los ingresos reales en los hogares, que trabajaban, por que con el fin de la congelación salarial las familias han mejorado sus previsiones de futuro.

De tal forma que la renta disponible es mayor así como la bajada del IRPF en este año 2015 pondrán, según el ministro Montoro, 9,000 millones de Euros en poder de los españoles entre los años 2015 y 2016 lo cual apuntalará un necesario gasto económico que provocará un aumento de las finanzas del estado todo ello unido a la estabilidad de los tipos de interés que se prevé para este año 2015. No olvidemos que el año 2015 es año electoral.

Aunque esta mejora ya se veía venir debido al aumento del gasto detectado en el tercer trimestre de 2014, (solo se ahorró un 4,4% de la renta disponible), la mayor cifra estival desde el año 2007 lo cual ya preveía un aumento de la capacidad adquisitiva de los ciudadanos. Aunque el contraste entre el crecimiento económico de las familias (muy leve) y el aumento del gasto (debido al consumo) hace pensar a muchos economistas que el secreto está no solo en las buenas previsiones sino en la dilapidación progresiva de los colchones económicos que se habían acumulado en los años duros de la crisis.

Las deudas familiares

Pero no todo es bonito y recuperación económica, no descorchemos el champán, las familias españolas aún deben 757,000 millones de Euros en deudas con entidades financieras de los años previos a la crisis con los cuales se financiaron las familias y se gestó la grave situación de las economías familiares durante los duros años de la crisis que provocaron la perdida de propiedades, quiebras y ruinas económicas. Otra de las alarmas está en el aumento de los créditos al consumo lo cual nos puede hacer repetir de nuevo la situación precrisis ya que el saldo vivo de crédito sigue cayendo. Aunque la buena noticia es que estas inversiones no se realizan en bienes inmobiliarios sino en bienes de consumo.

Y dichos créditos se dan bajo la formula del “revolving” es decir prestamos pequeños que se entregan al cliente, el cual puede disponer de él durante un periodo de tiempo siendo esta formula la mayoritaria entre el 80% de los préstamos concedidos superior a un año, que según la ASNEF Asociación Nacional de Establecimientos Financieros son préstamos por un valor de unos 2,400 Euros.

Aunque sigue habiendo un contra y es que aún la situación económica es delicada y se depende mucho de las importaciones siendo el único mercado realmente positivo y motor económico de España el turismo.

Dichas perspectivas económicas y aumento del consumo se mantienen entre dos tipos de familia que antes ahorraba, entre las familias con miembros empleados con sueldos congelados o reducidos que ahora han visto aumentado o descongelado su sueldo y en aquellas familias con economías saneadas que retenían el dinero por miedo, en ellos se espera que la recuperación comience.

La fractura social

La crisis ha sido tan brutal que ha logrado deshacer un tejido social completo que es el de la clase media logrando convertir una fracción de clase media en clase media-pobre, otra fracción de la clase media en clase pobre directamente y solo manteniéndose, a duras penas, otra fracción en la clase media que es la que ha cambiado de tendencia en estos momentos revirtiendo la situación económica general.

La clase media que se vio realmente afectada y que descendió hasta la clase baja son miembros que logran sobrevivir con ayudas estatales o con ayudas de familiares, de amigos etc… estos sujetos no pueden ahorrar y por lo tanto no han podido procurarse un colchón económico y, obviamente, no pueden disponer de él, asimismo nos encontramos con familias con economías calamitosas y endeudadas que no puedes mejorar su situación en este contexto. Siendo estos los afectados por las “medidas anticrisis” de la Unión Europea así como de los gobiernos del PSOE de Zapatero y del PP de Rajoy, medidas que significaron una reducción de los derechos sociales y económicos que pueden ser ahora una traba para el desarrollo y el aumento de riqueza de estas familias que se ven en un estado de subsistencia en España y que por lo tanto frente a su situación económica las mejoras macroeconómicas no significan nada por que no les reportan una recuperación real.

La situación económica ligada al ejercicio del trabajo no procura suficientes beneficios económicos como para poder volver, de forma sencilla, a una situación de precrisis que constate una recuperación ya que estas familias siguen gravemente dañadas de modo que no se pueden lanzar las campanas al vuelo. 

La crisis no ha acabado pero si no volvemos a caer en déficit y la situación microeconómica sigue normalizándose podemos ver el fin de la crisis, ver el desarrollo de la economía y una vez finalizada la crisis podremos estudiar el precio pagado para salir de la misma.


Entrevistas a Akira Toriyama - Dragon Ball

El Samsung Galaxy S6