Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Entrevistas a Mariano Peña, Maestro Mutenroi - Dragon Ball

Mariano Peña es un polifacético actor andaluz cuya trayectoria ha conseguido que su valía como intérprete sea reconocida en toda España. En su vida profesional cuenta con una larga experiencia teatral, además de haber participado en importantes proyectos cinematográficos y famosas series de televisión como “El comisario”, “Un Paso adelante” , “Los Serrano” y sobre todo, “Aída”, donde interpretó a Mauricio Colmenero durante toda la serie.

También es considerable la experiencia de Mariano Peña como actor de doblaje, dando vida en castellano (español de España) a personajes de películas y diversas series de televisión, entre las que se encuentra “Dragon Ball”. 

1)    ¿Se acuerda de la fecha en la que empezó a trabajar en “Dragon Ball”?

No exactamente, pero recuerdo que fue muy a principios de los noventa.

2)    ¿En qué partes de la saga trabajaron el estudio y el equipo de doblaje al que pertenecía?

Hicimos prácticamente toda la serie, excepto los primeros veintiséis episodios, que fueron doblados en Barcelona, el mismo grupo de actores que dobló la serie al catalán; después acabó en nuestras manos e hicimos todo el trabajo en Sevilla. También trabajamos en las películas, aunque el elenco de actores fue cambiando a medida que el tiempo pasaba y no todos estuvimos disponibles para acabarla, dada la enorme cantidad de episodios y películas que tuvo la serie y el tiempo que estuvo siendo emitida. Pero lo más profesional era intentar que las voces se cambiaran lo menos posible.

3)    ¿Cuál fue su personaje en la serie? ¿A cuántos personajes llegó a doblar?

El más carismático de los personajes a los que le puse voz fue el maestro Mutenroi, además de a Pilaf, que al principio tenía su importancia. Aparte, les puse voz a muchos de esos personajes que aparecían solo un momento, que en esta serie son muchos.

4)    El maestro Mutenroi es uno de los personajes más peculiares de la serie, además de ser muy divertido. ¿Le costó encarnar el papel?

Bueno, mi profesión es ser actor y aunque todos los personajes a encarnar tienen sus peculiaridades, me divertí mucho poniéndome en la piel de Mutenroi. Y si lo pasas bien, todo es mucho más ameno y menos costoso. Me parecía increíble cómo un personaje animado podía hacer alusión a determinados aspectos sexuales hasta que, finalmente, me di cuenta de que la serie estaba dirigida a un público más adulto del que yo pensaba. Hay que tener en cuenta que por aquella época no había en España el concepto de dibujo animado para adultos.

5)    ¿Se imaginaba, en el momento de estar doblando la serie, el increíble éxito que cosecharía Dragon Ball en toda España?

En absoluto. Con las series animadas es muy difícil saber si lo que le espera es un buen o mal momento en televisión. Principalmente se debe a que la mayoría de estas series no llegan con un bagaje por otros países conocidos y se enfrentan al público español sin ningún tipo de apoyo que no sean sus propios méritos. En un principio era una serie más, si no, no hubiera llegado al estudio en el que trabajábamos en Sevilla, se hubiera hecho cargo algún otro estudio más importante. El éxito que cosechó me sorprendió muy gratamente.

6)    ¿Cuánto tiempo tardábais en grabar un episodio de Dragon Ball?

Nuestro trabajo crecía a medida que la demanda de la serie fue cada vez más fuerte y hubo momentos en los que teníamos sesiones de grabación durante todo el día. Pero nunca superábamos la cifra de dos episodios doblados por completo en un solo día; era un número satisfactorio y seguíamos un buen ritmo de trabajo.

7)    ¿Trabajaba el traductor con vosotros en las sesiones de doblaje, o recibíais el texto sin posibilidad de alteración?

A nosotros nos llegaba el texto ya traducido, y, por lo general, lo seguíamos fielmente. Sólo en momentos en los que era difícil sincronizar una frase con los movimientos de boca de los personajes, nosotros improvisábamos para añadir o excluir alguna sílaba. Tampoco éramos responsables de las manipulaciones que el texto, si lo requería, sufría, ya que gran parte de las series japonesas contienen muchas bromas populares que el traductor se encarga de reconstruir con mayor o menor acierto en castellano. Aquí también entra el tema de la censura o cambios en diálogos.

8)    ¿Llegó a seguir la serie por televisión?

En absoluto. Bastante tenía con soportarla durante diez horas diarias (risas).

9)    ¿Hubo alguna anécdota?

Muchas, pero la que más recuerdo es aquella en que se nos ocurrió grabar una cinta con las voces de los personajes felicitando a los niños por sus cumpleaños…algo así como “Hola soy Mutenroi y quisiera felicitarte por tu cumpleaños”. Tuvo mucho éxito.

10)    ¿Cómo fue reencontrarse con Mutenroi casi veinte años después?

Pues muy emocionante, porque para mí fue como volver a empezar en el doblaje, pues desde que empezó “Aída” apenas he hecho otra cosa. Volver a trabajar con mis antiguos compañeros ha sido muy agradable.


El nuevo DNI 3.0

10 cosas para hacer un jueves