Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El virus del papiloma humano

El virus del papiloma humano

Se trata de la más frecuente de las llamadas ITS (Infecciones de Transmisión Sexual). El virus del papiloma humano (VPH) es en realidad un conjunto de virus que afectan a la piel, y hay más de 140 diferentes tipos de este virus. Se cree que el 75 % de la población humana, en algún momento de su vida estará infectado por esta enfermedad, ya que es muy contagiosa, aunque no todos desarrollarán la enfermedad ni en forma de verrugas ni como displasias (cáncer).

De los tipos de virus de VPH que pueden afectar los genitales, el efecto que pueden tener va desde verrugas hasta alteraciones en las células en el cérvix de la mujer, que sin diagnóstico y tratamiento pueden derivar en cáncer. Últimamente ha aumentado mucho su contagio, por el aumento de parejas sexuales, la baja edad en que se comienza a tenerlas, pero sobre todo por la inconsciencia a la hora de relacionarse con otras personas, juegos sexuales, menos control y menos protección de nosotros mismos pensando que “a mí no me va a pasar”.

Al estar el cuello del cuello de útero en un lugar no visible, no podremos observar si existen heridas o verrugas que nos alerten. No así en el hombre,  que verá las verrugas en el pene, y en seguida podrá dirigirse al médico especialista (dermatólogo) para que le ponga tratamiento. Cuando aparecen en el recto, tampoco son visibles, y la persona que haya tenido prácticas sexuales de riesgo sin preservativo, ante la duda, deberá acudir también a su dermatólogo o ginecólogo.

De todas formas hay algunos síntomas que debemos tener en cuenta, que podrían (no siempre ser causa de una infección viral), y por la que deberíamos dirigirnos al médico especialista:

- Pérdidas sanguinolentas entre menstruaciones

- Sangrados después de las relaciones sexuales

- Sangrados atípicos más acuosos como “agua de lavar carne”.

Recomendaciones

Se contagia a través del contacto de la piel, no es necesaria la penetración. Se puede infectar
cualquier persona que haya tenido contacto de sus genitales con los genitales de alguien contagiado con el virus. También se transmite por sexo oral.

En la mayoría de los casos el virus es inofensivo y gran parte de las personas contagiadas no
presentan síntomas. Generalmente el cuerpo se encarga de combatir la infección con sus propias  defensas inmunológicas. Como es asintomático, una persona puede infectarse de un compañero sexual, no estar consciente del contagio y pasar el contagio
a una tercera pareja sexual.

Aunque la mayoría de los tipos de VPH no dañan tu salud, los denominados de alto riesgo
cambiar la estructura celular del cérvix o ano y convertirse en cáncer. No todas las mujeres
desarrollarán cáncer de cuello de útero, o los hombres homosexuales cáncer de ano; sin embargo es buena idea tratar de prevenirlo con citologías y exámenes de rutina como el Papanicolaou.

El cáncer de cuello de útero es provocado en 99 por ciento de los casos por el VPH y generalmente tarda de 10 a 20 años en desarrollarse. Por este motivo las mujeres que ya no son sexualmente activas deben seguir realizándose revisiones
ginecológicas de rutina.

En el caso de las mujeres mayores de 30 años la Organización Mundial del Cáncer de Cérvix sugiere que además del examen de Papanicolaou se realicen una prueba de ADN del VPH.
Las infecciones en mujeres mayores de 30 años es menos probable que sean curados por el cuerpo naturalmente, por lo que no está de más insistir en la prevención a través de la revisión rutinaria ginecológica.

Prevención del virus del papiloma humano

La mejor prevención es la vacuna. Actualmente existen dos que actúan contra los tipos
más frecuentes de VPH y se están estudiando nuevas fórmulas con una cobertura más amplia para tipos de alto riesgo. Lo ideal sería vacunarse en la adolescencia, cuando todavía no se es sexualmente activo. Si esto ya no ha sido posible, la única medida que queda es la citología de cuello de útero en mujeres y la anal en personas que mantienen practicas de sexo
anal, sobre todo en varones homosexuales.

Los condones masculinos ayudan a reducir el riesgo de contacto; los condones femeninos cubren mayor área genital que los masculinos; sin embargo sólo reducen el riesgo. Ninguno de los dos tipos de condones eliminan por completo el riesgo de
contagio.

Tratamiento

El virus una vez contagiado, no se puede destruir. Para eliminar las verrugas existen distintas técnicas de erradicación. En cuanto a las displasias (lesiones cancerosos), el tratamiento requiere una cirugía, siempre que se identifiquen a tiempo las células cancerosas. (Foto: Partha S. Sahana)


Disculpas: Durante un tiempo indeterminado y por error del sistema este artículo estuvo a nombre de nuestro escritor Koldo Salazar, cuando en realidad pertenecía a la autora arriba mencionada, Victoria Suever.

Maltrato a la mujer

Maltrato a la mujer

Entrevista a Topete GLZ

Entrevista a Topete GLZ