Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El sistema de castas de la India

Para un occidental el sistema de castas de la india puede resultar incomprensible y, a veces, incluso cruel, la estratificación se produjo con la entrada del Hinduismo en la India de la mano de los indoarios, una rama de los antiguos arios de la meseta irania que emigró hacia el este introduciéndose en el subcontinente Indio llevando consigo la cultura y la religión.

Curiosamente esta religión era ajena a la zona que acabó ocupando y a la gente donde acabó imponiéndose. El Hinduismo, que el realidad no es una religión sino más bien un sistema transcendental de vida que pone más énfasis en el autoconocimiento y en la meditación sobre uno mismo que en el cumplimiento de la doctrina sagrada o el seguimiento de la divinidad o divinidades, si bien está descentralizada los Indoarios que llegaron entre los siglos XV y X a.C. y que implementaron su estratificación social sobre los invadidos Drávidas naciendo ahí el sistema de castas de la India. Esta etnia, que conoció en los arios una cultura superior, se vio integrada en un sistema estamental tripartito aunque una parte, al parecer, fue considerada intocable o descastada. No por una cuestión social o étnica sino por una cuestión religiosa.

El sistema de castas de la India

Para entender el sistema de castas de la India debemos ir a las fuentes sánscritas donde encontraremos toda la información teológica que explica este sistema y la marginalidad del grupo de los intocables. Este libro es “las leyes de Manu” que es una recopilación de textos de entre el siglo XV al VI a.C. pero recopiladas al comienzo de la era cristiana. Estos textos cuentan que los dioses sacrificaron un cuerpo cósmico hecho a imagen y semejanza del cuerpo humano y lo desmembraron. En concreto Shiva pisotea a este cuerpo que se denomina con el nombre de Shakti.

Y de las partes nacen las diferentes castas, de la Boca los Brahmanes. La casta sacerdotal, la única instruida y preparada para el sostenimiento correcto de los rituales para los dioses. De los brazos nacen los Ksatriya, los guerreros y príncipes. De los muslos los Vaishya, campesinos y artesanos y de los pies nacen los más bajos de todos los órdenes sociales el de la servidumbre.

Los intocables

La definición que la cultura religiosa hace de la sociedad India ha provocado que exista este grupo considerado impuro en todas sus dimensiones, hasta tal punto llega el desprecio hacia esta gente que se considera que su sola presencia manchar un lugar y, ni que decir tiene, el más mínimo contacto físico esta prohibido de ahí que el trato que se les da sea especialmente degradante llegando a dar la impresión de que nos hallamos ante un salvaje Apartheid que puede hacer palidecer al antiguo sistema sudafricano.

Obviamente su presencia es tan despreciada que no tienen permitido vivir en las aldeas o ciudades, más bien viven en campamentos a las afueras de las ciudades y no pueden tener más posesiones que algunos animales y la ropa…que deben arrebatar de los muertos. Obviamente no les están permitidas las aglomeraciones  y su presencia está prohibida también en los pozos de las ciudades donde trabajan.

Los intocables realizan trabajos para lograr un sustento que les mantiene en la mayor de todas las miserias de tal forma que se puede pensar que ser intocable es producto de la miseria en la que viven o la miseria en la que viven les han convertido en intocables.

De todas formas sus funciones son las de zapateros, peluqueros, curtidores, poceros, sepultureros, matarifes etc… trabajos que les pone en contacto con heces, sangre, fluidos y demás elementos “impuros” que les apartan de la comunidad. Digamos que la función de la casta de los “descastados” es la de mantener todo limpio y en funcionamiento ya que en esta sociedad estamentada y cerrada, en la cual las castas no se mezclan sino que practican la endogamia y no comparten sus tareas con otros grupos los intocables son los que peor suerte han tenido.

Pero para comprender el sistema de castas debemos ir de nuevo al echo de la naturaleza religiosa de esta sociedad ya que nacer intocable no es una suerte inaceptable, según el sistema indio de creencias el nacimiento dentro de determinada casta responde a un equilibrio cósmico y, sobre todo, a sus vidas anteriores de modo que el nacido Intocable es “consciente” de que su situación corresponde a su vida anterior y su objetivo es, curiosamente, resignarse y cumplir con las tareas asignada al grupo donde pertenece para, una vez muerto, pueda reencarnar en una casta superior y así, escalando, pueda llegar a puestos de poder dentro de la casta de los Brahmanes.

Pero existe una forma de abandonar esta casta antes de la muerte. Y es que si ser intocable es una cuestión de azar divino achacado al sistema social Hinduista ¿salir del Hinduismo puede ser la solución para abandonar una vida miserable? Pues sí, es más, la situación actual se ha traducido en crecientes movimientos de conversiones masivas al Budismo y al Islam en India, con lo cual pone en grave compromiso el equilibrio religioso del país Hindú.

Los intocables hoy

Gandhi decía que las grandes victimas de la situación en la India eran los pobres y los Intocables. De ahí que la India moderna no reconozca la existencia de castas oficiales provocando que las barreras sociales comiencen a suavizarse.

Pero aún quedan en el imaginario colectivo todo este sistema ya que forma parte determinante de su fe de ahí que los Maharajá (título abolido) sigan gozando de las simpatías de la gente y continúen haciéndose notar en la sociedad así como los Intocables que siguen siendo un grupo social Tabú para los demás.

Pero sobre todo este sistema de castas, ya desaparecido legal y oficialmente en la india, sigue siendo visible en la composición socioeconómica del subcontinente ya que mientras los descendientes de los Maharajá son las clases altas, ricas y empresarias de India los descendientes de los Intocables siguen siendo, aún hoy, las clases más pobres del subcontinente.


Extraterrestres

Los mejores sistemas educativos