Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El reto de la edución en la España de hoy

A nadie se le escapa la idea de que la educación es la gran apuesta que el Estado puede hacer por sus ciudadanos. Es el mejor legado del país a las futuras generaciones.

Solo aquellos países que han apostado por la excelencia en la educación, son ahora capaces de competir en el mundo en una posición relevante. Sus ciudadanos son personas altamente sensibles a los valores de una sociedad democrática y tolerante.

Sus empresas están a la vanguardia de la investigación, la innovación y el desarrollo. Son sociedades solidarias, y respetuosas con las minorías, con leyes progresistas y avanzadas, en términos generales.

La educación, es el gran debate nacional que lleva abierto en España desde la transición democrática hasta nuestros días, y en el que todavía no nos hemos puesto de acuerdo. Porque hay modelos diferentes, diferentes opiniones, diferentes visiones, hay ideologías, y muchas veces el debate educativo, se transforma en un debate ideológico. En ningún otro sector vital para el desarrollo del país, el factor ideológico tiene tanto peso.

La educación transmite ideas, valores, influye en la forma de pensar, de ver la vida, en nuestros juicios, en cómo queremos ser, y hacía donde queremos ir. Por lo tanto, todos nos jugamos demasiado con el modelo educativo que, finalmente, se adopte. También se la juega el futuro económico del país. Generaciones bien preparadas, bien formadas, son una garantía de éxito para que cualquier país alcance cotas de desarrollo tecnológico y de económico que con un sistema educativo deficiente, sería imposible. 

En España el debate educativo es complejo, quizás debido a que todavía hay viejas instituciones que tienen mucho peso en la sociedad. España es diferente, es un país peculiar, donde política y sociedad se mezclan con la religión, en un extraño y, a veces, esperpéntico coctel. Es el estado aconfesional más religioso del mundo.

Quizás se deba aclarar un poco este concepto: en muchas ocasiones se insiste que España es un estado laico, con separación iglesia y estado. Esa separación iglesia-estado es aparente, pero no real. El artículo 16 de la Constitución Española consagra el principio de la libertad religiosa, en dicho artículo en su punto 3, se dice literalmente: Ninguna confesión tendrá carácter estatal.

Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones. Esta redacción ha sido la que ha generado la polémica sobre si estamos en un estado laico o aconfesional. Se ha creado la ilusión de que España es una estado laico, pero el párrafo del tercer punto “mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica...” es el culpable de que actualmente la Iglesia siga siendo muy poderosa en España. Y de qué tipo son esas relaciones? 

Indudablemente no vamos a entrar en detalle, pero en el campo que nos ocupa, la educación, si podemos decir que ha sido una de las principales áreas donde iglesia y estado han cooperado, donde ambos se han encontrado, y donde las influencias de la primera han sido, y son, muy importantes desterrando de España definitivamente el concepto de educación laica. En España el tufillo religioso impregna muchas manifestaciones de la vida cotidiana de la sociedad y, la educación, no iba a ser caso aparte. El gran debate que hay en el país es el de la educación laica, o religiosa.

Debe la Iglesia Católica seguir manteniendo su presencia en los centros educativos públicos, cuando el Estado se define como a confesional en la Constitución?

Otro hito importante para enmarcar el sistema educativo español, es el hecho de que en los últimos 15 o 20 años, España haya sido un país receptor de un gran número de inmigrantes que ha cambiado para siempre la estructura social del país. Estos inmigrantes no solo han enriquecido a la sociedad española con su diversidad, también llegaron con sus creencias religiosas. Hay importantes minorías de otras religiones en España: la más significativa por su número es la comunidad musulmana.

La diversidad, especialmente en las grandes urbes, nos hace vivir en una sociedad multicultural que debe adaptar su sistema educativo a la nueva realidad. Los hijos de esos inmigrantes que llegaron a España hace ya algunos años, son ahora ciudadanos españoles de pleno derecho a los que hay que atender en todas sus necesidades con los mismos derechos, en condiciones de igualdad, sin que quepa discriminación alguna.

Esta sociedad mucho más multicultural, donde conviven personas de más de 70 nacionalidades diferentes, exige que la educación tenga presente la diversidad existente en el país. Varios, por lo tanto, son los grandes retos en la España actual, desde el punto de vista educativo: apostamos por la educación pública o privada? Como vamos a integrar en el sistema educativo a las nuevas generaciones de los hijos de los inmigrantes, en un modelo de tolerancia y respeto cultural? Como desarrollamos un sistema educativo que apueste por las nuevas tecnologías, por la ciencia y la investigación? Queremos un modelo educativo a confesional o seguimos en la asignatura de religión como materia obligatoria? 

En mi opinión la religión es un sistema de creencias que se ubica dentro de la esfera privada de la persona y, por lo tanto, debería quedar fuera del sistema educativo público que, por otra parte, debería ser radicalmente laico, como ocurre en otros países europeos. Estas cuestiones llevan candentes en España lustros, sin que ningún gobierno hay sido capaz de dar una solución al problema de definir un modelo educativo estable. Cada gobierno ha venido con su propia Ley de Educación debajo del brazo, y esto nos ha pasado factura.

España desgraciadamente tiene indicadores que no son para sentirse muy orgullosos: está entre los países de la Unión Europa con más fracaso escolar, donde el índice de abandono de la enseñanza reglada no obligatoria es mayor, con una planificación de la enseñanza profesional que no encaja en el mercado laboral o no sirve a estos propósitos.

Con elevadas tasas de abandono escolar dentro de la enseñanza obligatoria, sin que los fiscales o jueces actúen, un país donde el dominio de otra lengua es insignificante, porque no existe prácticamente planes para abordar seriamente la educación bilingüe...

En fin, para que seguir. El panorama es desalentador. Los informes de la OCDE, Unesco y UE, ponen de manifiesto que la situación educativa en España padece de deficiencias estructurales graves, especialmente en tres grandes apartados: En Inversión.

El gasto público en España respecto al PIB se sitúa por debajo de la media de los países de la EU, y de la OCDE. Fracaso escolar. Ya nos hemos referido al mismo, pero es preocupante el abandono escolar prematuro que en España dobla la media europea.

Calidad de la Enseñanza. Los Informes PISA, (Programme for International Student Assessment) es un estudio internacional de evaluación educativa de las competencias lectoras, matemática y científica alcanzada por los alumnos a la edad de 15 años. Desde el año 200 cuando se inicia la elaboración de estos informes, España ha ocupado los últimos lugares en lectura, matemáticas y ciencias.

En el Informe PISA de 2012, España se sitúa a la cola de los países de la OCDE en cuanto a las políticas capaces de elevar el nivel de la calidad de la educación que está muy por debajo de la media de los países desarrollados. Esta es la situación. Es el diagnóstico de la educación en un país que no se ha preocupado excesivamente por elevar la calidad y mejorar el rendimiento de los alumnos. Actualmente en España se ha aprobado por el gobierno una nueva Ley de Educación, que derogará la anterior Ley Orgánica de Educación (LOE) DE 2006.

La nueva Ley Orgánica de Mejora de la Educación (LOMCE), ha nacido con una gran polémica y contestación en todo el país. Los sindicatos se oponen frontalmente ya que los cambios que introduce la nueva Ley son para los agentes sociales la garantía del “fracaso escolar y social” para las futuras generaciones.

La Unión Europea ha criticado igualmente la desaparición de la asignatura educación para la ciudadanía, dentro del sistema curricular. En definitiva, se abre de nuevo un intenso debate en España sobre el modelo educativo a seguir. Esta Ley nace con una amplia contestación social, ya que las autonomías pierden competencias en los contenidos educativos, propiciando de esta forma un mayor control del Estado.

Se reforma el bachillerato, que pasará a ser de tres años. Tendrá una evaluación final nacional que sustituye a la selectividad con un valor del 40%, mientras que la nota media de la etapa contará un 60%.

Uno de los aspectos que más polémica ha levantado es el número de pruebas, ya que se implantarán evaluaciones unificadas nacionales al final de cada etapa no universitaria. Estos exámenes serán obligatorios para poder obtener el título de graduado en Secundaria Obligatoria (ESO), y de bachiller.

Los ciclos de Formación Profesional Básica sustituyen a los actuales Programas de Cualificación Profesional Inicial y pasarán a ser de dos años completos, considerados como educación básica, obligatoria y gratuita.

Respecto a las lenguas cooficiales, la ley contempla un tratamiento simétrico entre las lenguas cooficiales y el castellano, según el gobierno. En definitiva, España se sumerge de nuevo en un amplio debate sobre la educación y no se acaba de imponer un modelo consensuado socialmente. Hoy sabemos que en la actual sociedad del conocimiento en la que vivimos, el papel de la educación es crucial en la transmisión del saber científico y tecnológico.

Es crucial también para el desarrollo de las capacidades analíticas, y la generación de profesionales altamente cualificados. La sociedad actual nada tiene que ver con la de hace 25 años, cuando la revolución tecnológica y científica apenas se vislumbraban.

Hoy día los cambios son vertiginosos. El país que no se adapte, que no sea capaz de adaptar sus estructuras educativas y productivas a los nuevos cambios, se verá irremisiblemente perdido. El desarrollo de una economía basada en el conocimiento y la innovación es uno de los motores más importantes del crecimiento identificados por la Unión Europea para salir de la crisis y preparar a los países europeos de cara a la próxima década.

Entre otros objetivos la Estrategia Europa 2020 de la UE establece la reducción de la tasa de abandono escolar temprano a menos del 10%, y que al menos el 40% de las personas de 30 a 34 años tengan estudios terciarios. Está claro que España debe reducir la tasa de abandono escolar en las etapas preuniversitarias, actualmente del 30%, y estimular a los jóvenes a que continúen estudios superiores, bien a través de la formación profesional de grado superior, bien a través de un título de grado universitario, ambos integrantes de la definición de educación terciaria. Se impone un cambio radical del modelo educativo.

Se impone que los sucesivos gobiernos no experimenten con una cuestión vital para el país, y se consensue un modelo educativo estable, científico, laico y que apueste por la educación pública, dignificando la misma, no solo desde el punto de vista de los contenidos curriculares, también desde el punto de vista de los docentes. Se hace necesario igualmente un gran pacto social y político por la Educación que pueda unir a los agentes sociales, partidos políticos, profesorado y alumnos, intelectuales, etc, para lograr implantar en el país un modelo educativo similar al de los países europeos más avanzados y terminar de esta forma con un debate educativo que dura ya casi treinta años.

Irak campo de batalla en oriente medio

Sex pistols - Never mind the bollocks (1977)