Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El grupo 969, terrorismo Budista

El grupo 969, terrorismo Budista

Pese a lo impactante que nos pueda parecer realmente existe un grupo terrorista de ideología Budista, concretamente el grupo se autodenomina 969 debido a los 9 atributos de Buda, los 6 atributos de sus enseñanzas y los 9 atributos de la orden de Buda. Este grupo se encuentra en situado en Myanmar (antigua Birmania) y sus actividades terroristas no se dirigen contra el gobierno democrático, aunque realizaron protestas contra la dictadura de la junta militar. 

El grupo 969 centra sus ataques en los musulmanes debido a que existe una diferenciación étnica entre los Birmanos de étnia asiática y religión Budista que representa el 90% de la población de Myanmar frente a la etnia Rohingya cuyo origen étnico se encuentra en India y Bangladesh y cuya religión es el Islam. Por cuestiones politicas y religiosas este grupo se inclinó por las acciones violentas contra los musulmanes bajo los auspicios de su líder el monje Budista Ashin Wirathu.

Ashin Wirathu

Ashin Wirathu es un monje originario de la zona de Mandalay, al norte de Myanmar. Líder espiritual de los movimientos antiislámicos que se nutren de concepciones nacionalistas excluyentes y prejuicios hacia el Islam. Para Ashin Wirathu solo los budistas son ciudadanos Birmanos identificando a los Rohingyas con extraños e invasores. El líder de este movimiento ha sabido explotar los traumas de la sociedad Birmana que asocian a los Rohingyas con los indios musulmanes que bajo el imperio Británico llegaron a controlar las finanzas y el comercio relegando a la población local a un segundo plano. Asimismo la islamofobia de Ashin Wirathu se transmite en sus declaraciones y escritos en los cuales acusa a los Rohingyas de ser una fuerza externa que está agrediendo a la nación Birmana con el fin de tomar el poder. Y para ello, según los monjes, los ciudadanos deben actuar.

Explotan también los prejuicios hacia los musulmanes acusándolos de multiplicarse más rápido que los budistas y explotan la idea de una “conspiración islámica” para desplazar étnicamente a los Birmanos con el fin de convertirlos en minoría y así tomar el poder. De modo que anima a sus correligionarios a defenderse y, aunque lo niega, les anima a tomar las armas para frenar el auge islámico. Y una de ellas es el claro desprecio hacia los musulmanes a los que acusan de salvajes y groseros así como de violadores aumentando un rechazo ya existencia previamente

Uno de los métodos que los miembros del grupo terrorista han estado utilizando para poder ganar adeptos entre los ciudadanos de Myanmar ha sido culpabilizar a los musulmanes socialmente acusándolos de endogamia y de autosegregación así como de casarse con mujeres budistas a las que obligan a convertirse al Islam y a romper sus lazos familiares previos en un intento por ir instaurando el Islam para crear un estado islámico en las zonas donde hay Rohingyas e iniciar una campaña a nivel nacional para instaurar un régimen islámico.

Estas ideas, que han permeado durante años en la sociedad Birmana, han hecho que la premio Nobel de la paz Suu Kyi no defiendan la libertad, la no discriminación y la integración de los Rohingyas en la sociedad Birmana.

Dichas declaraciones unidas al poder y el prestigio de los monjes budistas en una sociedad básicamente agraria que admira al clero por enfrentarse al régimen despótico de la junta militar ha permitido el crecimiento en influencia de este movimiento ultranacionalista entre la sociedad que ha comenzado una campaña de boicot contra los musulmanes.

Violencia y leyes

Curiosamente la junta militar, conocedora del poder de los monjes Budistas, siempre les controló, es más, Ashin Wirathu estuvo nueve años en prisión. Pero tras la revolución azafrán, la caída de la dictadura y la instauración de la democracia la situación de los Rohingya han empeorado. Bajo la junta militar los Rohingyas fueron usados de forma política por el gobierno militar  y tratados como el enemigo interno. De hecho Amnistía Internacional informó de la violación constante de los derechos en esta etapa. Pero tras la instauración de la democracia y la aparición de partidos políticos el movimiento 969 decidió iniciar una campaña política enfocada al apartheid y al aislamiento social de los Rohingya. Entre las propuestas realizadas estaban la prohibición de matrimonios mixtos (con una clara tendencia a evitar los matrimonios Budista-Musulmán ) así como al control de la natalidad en esta etnia islámica o la obligación de conversión al Budismo. Curiosamente en democracia estas propuestas han prosperado, propuestas que bajo la junta y la rivalidad entre militares y monjes jamás hubieran salido adelante.

La asociación entre estado, grupo étnico, religión y nación es un concepto que sigue muy vivo en el sureste asiático y que es mantenido como un dogma de fe y un mantra por estos grupos ultranacionalistas que se esconden tras la religión y el movimiento 969 para asegurar el cómodo status quo del que gozan. Podríamos determinar que tras toda la imaginería religiosa del grupo terrorista 969 en realidad nos encontramos con un grupo político, un movimiento nacionalista.

Violencia 

La violencia estalló en 2012 en pleno proceso de apertura democrática, en el estado de Rakhine entre budistas y musulmanes después de la violación y asesinato de una mujer que se saldó en unos disturbios generalizados que se cobraron el asesinato de diez Rohingyas. Estos disturbios se intensificaron durante semanas hasta el punto de provocar la intervención del estado Birmano y el toque de queda en la región para salvaguardar la paz y la seguridad.

Pero los disturbios continuaron contabilizándose 80 muertos, 2528 casas quemadas de las cuales 1336 eran de Rohingyas y 1192 eran de Rakhines asimismo la violencia y la ulterior gestión de las autoridades obligaron al desplazamiento de 100,000 Rohingyas fuera de los territorios, muchos de ellos huyeron a Bangladesh donde existe la mayor comunidad Rohingya fuera de Myanmar. La respuesta de los policías implicó la culpabilización de los Rohingyas y se tradujeron en detenciones masivas y arbitrarias así como del trato abusivo, los que no se reasentaron en el extranjero fueron confinados en campamentos de refugiados, curiosamente totalmente aislados.

Los Rohingyas, que no tienen la nacionalidad Birmana al ser considerados extranjeros dentro de su propio país, se enfrentan a la discriminación constante de los respectivos gobiernos durante décadas y al desprecio constante de las élites budistas al considerarlos una lacra para el correcto funcionamiento y desarrollo de sus sociedades ya que los musulmanes, según ellos, desequilibran el entorno en el que vive y por eso deben ser segregados o expulsados aunque en todo caso deben ser perseguidos y hostigados.

De todas formas la respuesta Islámica no se hizo esperar ya que se inició una campaña de atentados que no tuvieron éxito por que fueron frustradas por las fuerzas de seguridad y por que los terroristas islámicos carecen del entrenamiento de sus correligionarios en otros lugares del mundo. Incluso se hizo una llamada a la Yihad por el clérigo Abu Bakr Basiyr ideólogo de los atentados contra las misiones diplomáticas de Myanmar en Indonesia y que quedó en nada pese a la cercanía de la Jemah Islamiya (rama de Al Qaeda para el sureste asiático) debido a que la ortodoxia musulmana suní y chií considera que los Rohingyas practican una rama desviada del Islam.


Sin el previo antiislamismo en Birmania el grupo 969 no tendría el poder que tiene ahora


La violencia antiislámica se extiende

No solo existen disturbios antiislámicos como estos en Myanmar (disturbios y apartheid en curso actualmente) sino que este sentimiento se ha extendido bajo el paraguas de los ideólogos y terroristas del 969 y demás simpatizantes budistas a otras regiones. Sobre todo a Sri Lanka y la India.

En Sri Lanka, un país de mayoría Budista pero con una considerable minoría musulmana, se iniciaron disturbios antiislámicos por un grupo llamado Bodu Baka Sena (Fuerza Budista)  que esta predicando el odio hacia los musulmanes e iniciando ataques como los que se produjeron en 2013 en el cual se asaltó una universidad de derecho donde golpearon a los musulmanes y a la policía como protesta por, según ellos, manipularse las notas para favorecer a los musulmanes o el ataque a los mataderos y carnicerías Halal por que se les acusa de sacrificar carne de vaca para consumo humano siendo que la vaca es un animal protegido por el Budismo.

Asimismo en la India la rivalidad existente entre Hindúes y Musulmanes (Que evitaron la unificación después de la independencia de ahí la existencia de Pakistán y la India, curiosamente en constante tensión). El Islam últimamente está creciendo demasiado debido a las conversiones masivas de “intocables” o descastados, los miembros fuera de las castas de la India, que sufren una atroz discriminación de la cual solo pueden salir (según las creencias hindúes) después de la muerte mediante la reencarnación en una casta superior o mediante la conversión a otra religión y esta es, obviamente, el Islam.

No es que el movimiento 969 sea el origen de estos conflictos étnicos y religiosos, que existen desde hace siglos, sino que el movimiento terrorista 969 condensa de una manera perfecta el sentimiento antimusulmana que reina entre ciertas clases religiosas budistas e hindúes en el sureste asiático y que es usada para discriminar a musulmanes identificándolos con su religión o con, también, su étnica islámica para continuar con la situación de poder entre los grupos mayoritarios y con la indefensión de los grupos minoritarios que, curiosamente, en estos países son los musulmanes. (Foto: Allie_Caulfield

Guerra en Yemen, los Huthis

Nacidos en Tánger