Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El escenario en Libia

Las cosas no se han calmado desde el derrocamiento del régimen de Gadafi que fue eliminado tras 42 años de gobierno en el año 2011. Cuatro años han pasado desde esa fecha pero el conflicto y la lucha civil aún continúan. Numerosos grupos, tribus y organizaciones radicales, incluidas las milicias armadas de dos gobiernos rivales, están en guerra y tratan de hacerse con el poder en el vacío político creado tras la caída de Gadafi. La continua guerra civil y la agitación en el país han arruinado las infraestructuras del estado y muchas instalaciones importantes. Alrededor de 400.000 libios han sido desplazadas internamente debido a los enfrentamientos entre los grupos rivales.

Dos parlamentos, dos gobiernos, dos ejércitos

Mientras que el nuevo Parlamento Libio debería haberse reunido en Bengasi formando la "Asamblea de Representantes 'tras las elecciones generales el 25 de junio de 2014, algunos diputados se reunieron en la ciudad de Tobruk, con ninguna autoridad del antiguo parlamento, debido a los actos de violencia y el desorden en la zona. El "Congreso Nacional General” que se instaló en Trípoli declaró que la asamblea de diputados en Tobruk era ilegítimo ya que no habían sido autorizados. Ambas asambleas luego han establecido sus propios gobiernos: Dos administraciones rivales surgieron, una en la capital, Trípoli, y la otra en Tobruk.

La guerra civil, que todavía está en curso, es en gran medida entre las Fuerzas Fajr leales a la coalición 'Amanecer libio' que apoya el Congreso Nacional General en Trípoli y las milicias leales al ex general Khalife Haftar de 'Operación Honor', con el apoyo de la Asamblea de Representantes en Tobruk. El objetivo de este conflicto es establecer el control sobre las grandes ciudades y las zonas productoras de petróleo.

Las regiones controladas por el gobierno de Trípoli incluyen la capital, Trípoli, Bengasi y Beni Walid. Las fuerzas leales al gobierno en Tobruk controlan Tobruk, Bayda y Ajdabiya, en el este y Zintan y Zawiya, en el oeste. Además de estas dos fuerzas, están los tuareg cerca de Trípoli y el Estado Islámico (EI) recién surgido en torno a tabular, en el sur libio. El ex general Haftar, quien actualmente comanda una de las fuerzas armadas más grandes de Libia, que fue comandante del ejército durante la era de Gadafi. Cuando se expuso su golpe planeado contra Gadafi, Haftar huyó a los EE.UU., donde permaneció durante unos 20 años.

Haftar regresó durante la guerra civil de Libia en 2011. Su planificado golpe de Estado contra el nuevo gobierno con los grupos armados bajo sus órdenes, con base Zintan,  en el mes de mayo de 2014 fue neutralizado por la administración central de Trípoli con el apoyo de las milicias revolucionarias en Trípoli y Misrata.

Desde ese día Haftar, que abiertamente habla de "hacer la guerra contra los grupos islamistas, 'ha hecho que la mayoría de los aviones de combate bajo sus órdenes y la milicia Brigada Zintan participen en intensos combates contra los grupos islamistas en el noroeste de Libia.

Estos esfuerzos deben tener impresionada a la gente, ya que Abdullah -Sini, primer ministro del gobierno en Tobruk, reconoció las fuerzas de la coalición Operación Honor leales a Haftar como el "ejército regular" y oficialmente lo nombró jefe del Estado Mayor General. De esta manera, el gobierno Tobruk, que Occidente reconoce como el gobierno legítimo de Libia, está sustentada sobre bases mucho más firmes ahora que el general Haftar, quien mantiene estrechas relaciones con los EE.UU., se ha unido a sus filas.

Sin embargo, nadie debería sorprenderse si en una fecha posterior Haftar se hace con el control exclusivo en Libia por medio de un golpe repentino, de la misma manera que hizo Sisi en Egipto.

El verdadero objetivo es el petróleo de Libia

Libia tiene las mayores reservas conocidas de petróleo de África con unos 48 mil millones de barriles conocidos. Antes de la revolución, la producción diaria fue de 1,6 millones de barriles y las disputas sobre la distribución de las reservas de petróleo en el país son la razón principal para el conflicto interno sin fin allí. Incluso los grupos que iniciaron la revolución cayeron sobre el afán de asegurar su participación en el petróleo. Ibrahim Jandan, el líder de los rebeldes encargados de proteger las plantas de petróleo en el este del país, de repente anunció que se había apoderado de las plantas de la región; no sólo eso, también comenzó a exportar petróleo sin la autorización del gobierno.

Un desarrollo interesante en este punto es que algunas personas estaban tomando más interés en el petróleo libio que los propios libios. Marines estadounidenses se apoderaron del buque que los rebeldes habían cargado con petróleo para venderlo en el extranjero en mar abierto, frente al sur de Chipre, en una operación que recuerda a una película de acción. Países como Francia e Italia, que están muy interesados en el tema del petróleo libio han tenido que dar un paso atrás, como resultado de la presión de los EE.UU.

El Estado Islámico nuevo actor en escena

EI, que ha estado tratando de tomar el control de las fuentes de petróleo en Siria e Irak ha convertido ahora a las fuentes de petróleo de Libia en un nuevo objetivo. El EI bombardeó los campos de petróleo varias veces en marzo y están tratando de hacer sentir su presencia en la región magrebí. En opinión del ex embajador de Libia en los Emiratos Árabes Unidos, Araf Ali Nayad, "El grupo está creciendo muy rápido y puede poner en peligro todo el continente, en particular Italia y el sur de Europa."

Por otro lado Egipto, bajo el gobierno de Sisi, emprendió ataques aéreos contra objetivos del EI en coordinación con el gobierno de Libia en Tobruk en represalia por el asesinato brutal de 21 cristianos coptos egipcios. Esa operación permitió a Sisi ganar una buena cantidad de la ayuda interna y también el apoyo de la región en el futuro como miembro de la coalición internacional. Además, los EE.UU. dieron a Egipto 10 helicópteros Apache para la lucha contra el EI, y la firma de un acuerdo con Francia por valor de $ 5,9 mil millones para 24 aviones de combate Rafale lo cual indica que las turbulencias en la región continuarán empeorando en los próximos días.

Como hemos visto, Libia es hoy un lugar de escenarios complejos y multilaterales que pueden cambiar de forma en cualquier momento. La mejor expectativa en la primera etapa de este drama que se desarrolla será que los gobiernos de Trípoli y Tobruk establezcan un gobierno de amplia base de la unidad nacional y que se pongan de acuerdo en la creación de un clima de estabilidad para el trabajo sobre las nuevas disposiciones constitucionales”.


Las frases de Confucio que te cambiarán la vida

Un láser cambiará el color de los ojos