Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El Diablo en tierras de Canaán

El mundo cananeo, sobre el que asentaron los hebreos -como dijimos y que hoy ocuparía grosso modo una buena parte de Palestina, Fenicia y parte de Siria- también creía en demonios, y la prueba está en que los textos descubiertos durante el siglo pasado de Ugarit, en Canaán, que se van traduciendo poco a poco, nos hablan de multitud de prácticas mágicas muy desarrolladas para defenderse de ellos; es decir, había en Canaán un catálogo de exorcismos y conjuros contra los demonios maléficos. 

Pero no conocemos bien los diablos del mundo cananeo. Sin embargo, pensamos, que se reflejan de algún modo en los seres maléficos del folclore hebreo antiguo que debió de asumirlos. En efecto, leyendo con cuidado la Biblia y a pesar de que en el culto israelita no existía de modo oficial ninguna prescripción para defenderse de los demonios ni se habían compuesto oraciones para suplicar a Yahvé que protegiera al pueblo ante sus ataques, caemos en la cuenta de que los hebreos creían en la existencia de seres o genios maléficos. 

En Levítico 17 se nos dice que los israelitas durante la travesía del desierto ofrecían sacrificios a los seirim ("los peludos"), una suerte de seres peligrosos que vivían entre las arenas o las ruinas. 

También creían los primitivos judíos que por la noche circulaba una diablesa peligrosa, llamada Lilit, emparentada sin duda con el demonio babilónico Lilitu, el "Nocturno", dios también de las tormentas. 

En Deuteronomio 32,17 prohíbe el legislador que los israelitas den culto a los shedim, vocablo que a falta de mayor precisión se traduce por "demonios" en general. Se piensa hoy que estos shedim serían en principio los ayudantes o el cortejo, es decir el plural del dios Shedu del panteón babilónico, que era una especie de divinidad en forma de toro que unas veces aparece como genio benéfico y otras como maléfico. El nombre de shedu se relaciona con la raíz shud ‘ser fuerte’; pero como en hebreo el verbo shadad significa ‘devastar’, para los judíos los shedim serían “los espíritus ‘devastadores’ por antonomasia”. 

También en los desiertos moraban otros genios maléficos, llamados iyyim o tsiyyim (“los sedientos”), que según la imaginación popular debían de tener forma de chacales o gatos salvajes. 

Según Génesis 4,7 existía un demonio llamado robets (relacionado con el rabitsu babilonio "el agazapado") que atacaba a los hombres y que en concreto fue el que incitó a Caín a matar a su hermano. 

Por Levítico 16,17s sabemos que todo el pueblo creía en la existencia de un demonio poderoso, llamado Azazel, que habitaba en el desierto, y al que eran enviados los pecados del pueblo el gran día de la purificación, pecados introducidos dentro del cuerpo de un macho cabrío gracias a un acto mágico, la imposición de las manos del Sumo Sacerdote.

Así que el mundo primitivo cananeo tenía multitud de demonios, pro todavía no se veía una estructura organizada, ni un “jefe” que ejerciera el control sobre todos ellos.

Saludos cordiales de Antonio Piñero
Universidad Complutense de Madrid

Maquinas que producen agua potable del aire

¿Como sobrevivir en Gaza?