Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El despertar económico de Marruecos

Marruecos es el país más estable dentro de la vorágine de cambios a los que se han visto sometidos los países del norte de África y Oriente Medio. Túnez, Libia, Siria en plena guerra civil y, ahora, Egipto han vivido y viven situaciones internas de gran convulsión. Sin embargo en Marruecos la estabilidad política y social es palpable, salvo algunas manifestaciones pidiendo más democracia o más oportunidades laborales para los jóvenes, pero sin llegar al climax de tensión que se ha vivido en otros países árabes.

Marruecos se caracteriza por tener una pirámide de población de base ancha, lo que significa mucha población joven y alta natalidad. El despertar del mundo árabe está condicionado por fenómenos ligados a una población joven que vive en un contexto de pobreza y falta de oportunidades, con un mercado laboral que no absorbe la mano de obra disponible, lo cual provoca una enorme frustración social, y otros fenómenos como la emigración de los jóvenes hacia Europa. De todas formas, el despertar árabe no se ha manifestado ni de la misma forma, ni con la misma contundencia en los distintos países de la zona.

Marruecos entra en la categoría de países que los analistas llaman “países sin revolución”, a diferencia de aquellos otros donde si han existidos movimientos revolucionarios como Bahréin, Egipto, Libia, Túnez, Siria o Yemen.

Marruecos es un país estable económicamente, y en crecimiento. El gobierno ha puesto en marcha diversas reformas precisamente para evitar un estallido social, y de momento lo está consiguiendo. La gran pregunta es, por cuanto tiempo?

La clave para entender la contención social en Marruecos es, como hemos dicho, un ambicioso programa de reformas que se tendrá que completar con una mayor descentralización del poder, hoy en manos del Rey y su entorno, con la finalidad de dar más protagonismo a la sociedad civil.

Entre los países árabes que se han visto libres de las revueltas sociales de lo que se ha llamado la primavera árabe, o el despertar árabe, Marruecos es actualmente el que está obteniendo mejores resultados en el plano económico. El Fondo Monetario Internacional prevé un crecimiento del PIB del 5,5%. Previsiones que son incluso más optimistas de las que maneja el propio gobierno marroquí que sitúa la tasa de crecimiento en el 4,5%.

Estas previsiones tan favorables del crecimiento del PIB

Han sido confirmadas por el gobernador del Banco Central de Marruecos, el Al-Maghrib Bank, que en la última reunión trimestral, fijó el crecimiento del PIB marroquí para 2013 en el 5%.

La agencia de calificación Standard&Poors sigue manteniendo para el país la nota soberana de BBB-, aunque se le ha asociado a una “perspectiva negativa”, frente a la “perspectiva estable” que obtuvo en la anterior auditoria.

A pesar de las dudas de las Agencias Internacionales de Calificación respecto a Marruecos, el Fondo Monetario Internacional cree firmemente que el país será capaz de reducir su déficit. Para el 2013 las previsiones de déficits se sitúan por debajo del 7,4%, con una notable mejoría a medio plazo. Las exportaciones de fosfatos y productos derivados van a ir “in crescendo” según las previsiones basadas en la demanda del mercado internacional. Igualmente están mejorando notablemente otros sectores claves para la economía marroquí, como el turismo y la inversión extranjera.

El gobierno ha manifestado que el objetivo que se marca para el 2013 respecto al déficit publico es reducirlo hasta el 4,8% frente al 6,1% de 2011, lo que supone más de 1 punto de reducción en dos años.

Las previsiones del Fondo Monetario Internacional son también muy optimistas en lo que se refiere a la gestión de los precios, previendo una tasa de inflación entorno al 2% de media. El paro en Marruecos, si lo comparamos con las tasas que tienen algunos países europeos, está más o menos contenido en un 8,8% en el 2012. Se prevé que baje en el 2013 al 8,7%.

Los datos objetivos de la economía marroquí hacen del país un escenario muy atractivo para los inversores extranjeros, porque se dan los dos parámetros esenciales para propiciar la inversión: estabilidad política y crecimiento económico.

Objetivamente existen muchas ventajas para invertir en Marruecos.

Una de ella es su situación geográfica. Marruecos es la frontera sur de la Unión Europea, es también un punto de partida para Oriente Medio, y el África Subsahariana. La situación estratégica de Marruecos lo hace un país ideal para penetrar en otros mercados.

La estabilidad política es otro factor muy valorado por los inversores. Desde prácticamente su independencia, Marruecos ha sido un país sin grandes convulsiones políticas o sociales. Ha logrado evitar las turbulencias que han afectado y afectan a otros países de su entorno. Los periodos de transición se han ido llevando a cabo sin grandes sobresaltos, a través de una política reformista controlada desde un poder fuerte y centralizado.

La economía marroquí ha ido avanzando progresivamente hacia la apertura exterior y liberalización. Se ha ido construyendo un marco legal muy favorable a la inversión extranjera, y la mano de obra tiene un coste muy inferior a la mano de obra europea.

Indudablemente en la última década Marruecos ha realizado avances muy significativos en materia económica y social. Quizás falta completar una verdadera transición política hacía un régimen más democrático, otorgando un papel representativo a la figura del Rey, como en las modernas monarquías europeas.

Hay que aumentar el peso de las instituciones representativas del Estado frente al ejecutivo, y el Rey. Aunque la Constitución de 2011, reformada posteriormente, reduce los poderes del Rey, éste aún conserva el control de las decisiones del Ejecutivo, los asuntos religiosos, el Poder Judicial y la Seguridad Nacional.

En definitiva hay que otorgarle mayor peso a la sociedad civil que en Marruecos está ya alcanzando un grado notable de madurez y organización. Modernizar las estructuras políticas y judiciales del país son cuestiones prioritarias que se tienen que abordar dentro del programa de reformas del gobierno, si el país quiere ganar credibilidad internacional.

En el plano económico Marruecos

Dentro del universo de los países árabes, se está convirtiendo en un país emergente. Ha logrado, a lo largo de estos años convulsos, mantener la paz social que es un valor muy estimado por los inversores extranjeros.

Las inversiones crean empleo y mejoran las expectativas que tienen los marroquíes, especialmente los jóvenes, de poder trabajar en su país y no tener que emigrar.

En este contexto, numerosas empresas españolas están poniendo sus ojos en el reino alauita. Las empresas están introduciéndose en los sectores en los que el país está en pleno crecimiento, como el agroalimentario, industria del automóvil, productos del mar, aeronáutica, industria textil, electrónica o artesanía industrial.

También el sector servicios está siendo muy colonizado por empresas extranjeras. Y en la actualidad la implantación de empresas se está empezando a orientar hacia sectores como la educación, la formación, el turismo y la cultura.

La política económica del gobierno tiene como uno de sus principales objetivos que Marruecos se convierta en un país receptor de inversión y de implantación de empresas extranjeras, un país que sea una alternativa para que dichas empresas establezcan sus negocios.

La competencia es dura. No olvidemos los mercados asiáticos, los paraísos fiscales, los países donde las empresas tienen una tributación muy baja, con todo tipo de incentivos fiscales otorgados por los respectivos gobiernos, etc.

No obstante Marruecos se ha lanzado a captar inversiones y empresas que dinamicen su economía. A través del Pacto de Emergencia Industrial, se pretende aumentar el PIB entre 45.000 y 50.000 millones de dírhams en un plazo de seis años.

Las ventajas competitivas que está ofreciendo el Reino de Marruecos a las empresas que se quieran establecer en el país son:

-La situación geoestratégica del país, puerta de entrada para otros mercados de Oriente Medio y el África Subsahariana. 

-El bajo coste de la mano de obra, ocho veces más bajos que en España. El salario mínimo en Marruecos es de 1841,84 Dirhams, unos 168 €. El salario bruto mensual medio en Marruecos es de 3.780 Dirhams, unos 340, 59 €. Por otra parte, la jornada laboral en Marruecos está establecida legalmente en 44 horas semanales para el sector no agrícola, y 48 horas semanales para el sector agrícola. En resumen: salarios bajos, y jornada laboral más larga. No hace falta hacer comentar las ventajas competitivas para las empresas con este marco salarial y laboral.

-Política de incentivos fiscales para las empresas que inviertan en Marruecos. El gobierno marroquí ha puesto en marcha toda una batería de medidas destinadas a facilitar la inversión y la implantación de empresas en el país. El Acuerdo de Asociación Marruecos- Unión Europea en entró en vigor en el año 2000, contiene amplios compromisos de liberalización por ambas partes. Este acuerdo, más el acuerdo agrícola alcanzado en 2012, ha posibilitado el incremento de los intercambios comerciales entre Marruecos y la Unión Europea, además de facilitar la implantación de empresas en el mercado marroquí.

Actualmente Marruecos, además de estos acuerdos de liberalización económica, ofrece una amplia variedad de incentivos, como la simplificación de los procedimientos administrativos para las empresas, el fortalecimiento del sistema de derechos de negocios, una mayor transparencia reglamentaria, la modernización de los sistemas financieros, o la creación de la Agencia Marroquí de Desarrollo de Inversiones, la cual juega un papel de ventanilla única para los empresarios que acuden a Marruecos con un proyecto.

Entre las ventajas competitivas Marruecos ofrece la exención de impuestos en las zonas francas y ayudas que pueden llegar al 10% de la inversión total. También hay subvenciones para la formación y contratación de trabajadores. Hay varios fondos de ayuda a la inversión en sectores como el automovilístico, aeronáutico…, o fondos que ayudan a las empresas a adquirir suelo industrial. Los inversores también pueden obtener una exención de los aranceles y el IVA para importar bienes de capital, maquinarias y equipos.

Otras medidas interesantes es la exención del impuesto de sociedades en cuanto al volumen de negocios a la exportación durante 5 años, y una reducción del 17,5% transcurrido ese periodo.

Marruecos es un país que crece económicamente a un ritmo sostenido.

Con importantes ventajas competitivas para las empresas extranjeras que deseen invertir o iniciar un proyecto en el país, en sectores estratégicos como la automoción, aeronáutico, informática, turismo, agroalimentario, etc La actividad económica de Marruecos siguen siendo hoy día una de las más fuertes de la región de Oriente Medio y Norte de África.

Es un país en pleno crecimiento, con una economía abierta y expansiva. Ha firmado acuerdos de libre comercio con 44 países, entre ellos EEUU. Esto significa que el país se convierte en plataforma de entrada en nuevos mercados.

En muchos aspectos el desarrollo económico de Marruecos está muy ligado a Europa. España figura ya como el primer país inversor en Marruecos, y el país que más empresas tiene en el país, seguido de Francia, Italia, Gran Bretaña e India. Por lo tanto en el ranking de los cinco primeros socios comerciales de Marruecos, cuatro son países europeos.

El Fondo Monetario Internacional ha recalcado este aspecto señalando el dato de que Europa es el destino del 60% de las exportaciones del Magreb en su conjunto, y de Marruecos en particular. Así mismo, de Europa proceden el 80-90% de los ingresos por turismo, y el 80% de las inversiones directas al país magrebí.

Es indudable que el desarrollo económico le da una gran estabilidad al país. Para completar su desarrollo Marruecos debería avanzar en el terreno político y social, realizando las reformas necesarias que lo lleven a ser un verdadero estado democrático respetuoso con los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos.

Si lo consigue será un auténtico hito para el resto de países árabes. Un ejemplo a seguir. Será la demostración palpable de que es posible, con voluntad política, evolucionar e implantar definitivamente un Estado Democrático y de Derecho en el Norte de África.


Hole - Live through this (1994)

¿Cómo demuestran las mujeres sus sentimientos?