Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

El auge de la islamofobia

La islamofobia está creciendo en los países de Occidente, sobre todo en Europa, esta es una actitud que ha ido derivando de un tronco común a todas las actitudes racistas o xenfobas. En este caso deberíamos puntualizar que el inicio del sentimiento de islamofobia nos la encontramos en las actitudes racistas contra personas de raza árabe que llegaron a Europa procedentes del Magreb o oriente medio.

Dicho sentimiento racista derivó también en actitudes xenofobas, que no racistas, ya que cierto sector vio la llegada de inmigrantes como un punto negativo en su sociedad ya que pensaban que los inmigrantes representaban una mancha cultural por lo que unido a la falta de integración de este grupo social y las dificultades para adaptarse se siguió abriendo una brecha entre los miembros autóctonos y los recién llegados.

Ni que decir tiene que en este caso nos encontrábamos ante actitudes xenofobas que no implicaba un rechazo directo a la comunidad musulmana sino que era una reacción hacia los colectivos que llegaban a los diferentes países, algunos inmigrantes procedentes de otros países europeos incluso, en este caso y hasta hace algunos años no existía un rechazo directo ni per se hacia la comunidad musulmana.

Terrorismo

Solo tras el 11 S se vivió un rechazo directo hacia la comunidad musulmana, como ente diferenciado, pero que fue rápidamente sofocado, aparte de ser bastante débil, ni siquiera tras el 11M ni el 7 J se vivió un auge de la islamofobia que por aquel entonces aún era residual ya que primaba otro tipo de rechazo hacia esta comunidad que, como hemos señalado, no tenía que ver, en ese momento, con la religión.

Pero llegaron elementos salafistas que comenzaron a modificar a las comunidades islámicas, que se iban integrando lográndose una pacificación entre las relaciones sociales y rompieron la calma social radicalizando a las comunidades musulmanas en Europa. Asimismo las actitudes de Occidente en las guerras de Irak y Afganistán que al principio no afectaron a las comunidades islámicas acabaron por hacerlas recelar y, en algunos casos, odiar los países europeos donde vivían al considerarlos responsables del sufrimiento, innecesario, de sus correligionarios.

A la vez a la que se radicalizaban ciertas comunidades islámicas llegó la crisis y uno de los primeros colectivos estigmatizados fue el de los inmigrantes y, como no, esta situación fue usada por actores de extrema derecha, radicales y ultranacionalistas para criminalizar a esta comunidad dejando entrever que estas comunidades musulmanas trataban de imponerse culturalmente sobre la cultura y tradiciones de los autóctonos europeos (ignorando que la labor prosélita es importante en el mundo islámico) y enfocando su rechazo hacia cuestiones culturales y religiosas.

Islamofobia

Ese enfoque Islamofobo consiste en vincular todo el Islam, como creencia religiosa, a los grupos terroristas musulmanes y en considerar a todos los musulmanes inmigrantes (o nacidos en Europa) como parte de unos “planes de conquista social silenciosa” y por lo tanto como miembros silenciosos del terrorismo yihadista y por último considerar a las comunidades islámicas como células durmientes.

Uno de los caballos de batalla de los grupos que promueven la islamofobia consiste en enfocar la brecha cultural que separa a los musulmanes, y a sus países de origen, con la cultura europea. De esta forma logran crear sentimientos de rechazo hacia la comunidad musulmana al focalizar en los elementos ajenos (y absolutamente opuestos) entre la cultura islámica (entendido como un todo) y la cultura europea.

La focalización en los elementos violentos y agresivos de la religión islámica (como ciertas suras, hadith y tradiciones de la sunna) y la reducción de todo el sistema de creencias musulmán hacia esta vertiente violenta (curiosamente solo justificada por los Yihadistas y por Islamofobos). De esta forma estos grupos logran generar un sentimiento de temor y rechazo hacia la comunidad musulmana que se traduce en la justificación (y práctica) de discriminación, medidas coercitivas o excluyentes hacia musulmanes bajo la premisa de la desconfianza.

La islamofobia ha ido creciendo a la par del fundamentalismo islámico, podríamos afirmar que ambas son dos caras de la misma moneda, y frente a la aceptación de la existencia de grupos yihadistas en Europa que deben ser perseguidos y eliminados lo más rápido posible pero debemos ser conscientes del auge de la islamofobia entre la población de Occidente y que se traduce en rechazo y hostilidad manifiesta hacia miembros de la religión islámica.

El concepto de islamofobia solo abarca todas las actitudes que generen discriminación u odio hacia los musulmanes, no el espíritu crítico hacia una religión o forma de vida que se haga de forma argumentada de modo que este neologismo no lucha contra la crítica razonada sino contra la estigmatización deliberada de un grupo social.


José y Asenet y el Nuevo Testamento (X)

Los mejores servicios secretos