Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

China se apodera del granero de Estado Unidos

Últimamente no paramos de oír y leer en diferentes medios de comunicación digitales sobre la nueva guerra fría económica, informática e industrial entre Estado Unidos y China. Evidentemente es un título sensacionalista, que busca atraer la atención de los lectores, pero ni por un asomo se aproxima a esta situación. Debemos entender que estos países necesitan materias primas para seguir produciendo y poner los productos elaborados al alcance de sus ciudadanos, sus empresas y clientes por lo que antes de agotar todos sus recursos naturales energéticos llegan a acuerdos económicos con países menos productivos por la que a cambio de una suculenta cantidad de dinero obtienen materias primas a un coste muy bajo. 

Siempre se ha tenido a China como un estado contrario al capitalismo en su filosofía económica, incapaz de entrar a formar parte del mercado capitalista occidental, de la oferta y la demanda, pero tras los últimos cambios realizados por sus dirigentes han entrado con toda naturalidad en este juego. En este sentido, Estados unidos ha pecado de ingenuo, creyendo que ningún país podría hacerse con las materias primas del granero del mundo, conocido por todos como África. 

Es interesante ver como Barack Obama ha decidido ir en persona a diferentes países africanos como Senegal, Tanzania y Sudáfrica y “abordar lazos para el desarrollo económico, inversión en el área comercial, refuerzo con las instituciones democráticas y contactar con los nuevos líderes en ascenso”, según ha sido publicado en la página oficial de la Casa Blanca. Aun sin afirmarlo claramente, están preocupados por el auge del estado chino y por la estrategia de expansión que ha tomado éste. 

China está acaparando aquellos sitios que han sido abandonados por los Estados Unidos.  

No lleguemos a exageraciones en cuanto a una lucha sin cuartel entre Estados Unidos y los diferentes estados emergentes de la actualidad, entre otros, Brasil, India, China. 

Todos estos estados están avanzando a pasos agigantados, pero no desde una perspectiva negativa para los mercados occidentales sino como un nuevo campo de explotación comercial,  con un auge imparable de la clase social media y trabajadora que están interesados en alcanzar los niveles de vida occidentales y llevar un ritmo vital lo más parecido a los estados europeos y estadounidense. Sólo tenemos que ver como el mercado textil y las empresas europeas y estadounidenses están en auge en Asia y Latinoamérica. 

Muchas empresas del sector se están afincando en China tanto para la venta expansiva como la fabricación y ello conlleva un aumento de la producción de algodón y otras materias primas para la fabricación de las telas. Por lo tanto, es lógico pensar que China en estos momentos esté buscando en otros estados, sobre todo africanos, materias primas para poder cumplir sus compromisos con sus clientes occidentales. 

Esta lucha, esta enmarcada en una política expansiva de diferentes e ingentes cantidades de empresas europeas y estadounidenses que necesitan expandir sus mercados, sobre todos, tras la crisis económica que están sufriendo países europeos y norteamericanos. 

En estos momentos, cuando Barack Obama visita los distintos países africanos está afianzando distintas posiciones de clientelismo económico y, cuando el presidente de los Estados Unidos de Norteamérica dice que "Me parece bien el apoyo de China, Brasil o demás países. Cuanto más interés tengan en África, más instrumentos tendremos para incorporar al continente en la economía global", es decir, entrelineas está estableciendo las bases para que al instaurarse una democracia real se creen los elementos básicos para el comienzo del resurgir de una nueva y próspera clase media que haga nuevamente existir en el mundo una zona comercial amplia para las empresas occidentales.    
   
Así, en el caso de que el capital económico obtenido por la obtención de materias primas no se revierta en los países africanos, estaremos ante una nueva situación de saqueo a un continente ya machacado por las diferentes dictaduras militares y en un paso hacia atrás sobre el avance de una posible clase media y trabajadora que puede hacer que empresas occidentales generen muchos más beneficios comerciales.

El nuevo Yihadismo

El gasto militar para las grandes potencias