Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Ceuta y Melilla: últimas colonias en África

Ceuta y Melilla: últimas colonias en África

Contrariamente a las creencias de la mayoría de las personas que la era del colonialismo terminó en 1994 con el fin del apartheid en Sudáfrica, España sigue colonizando hasta el día de hoy una parte de Marruecos. Las ciudades de Ceuta y Melilla, con una cadena de pequeñas islas de la costa, son tierras de la colonia española en Marruecos, sin olvidar las Islas Canarias. Ambas ciudades e islas son consideradas algunas de las colonias españolas más antiguas del mundo.

El Gobierno marroquí dice que estas tierras pertenecen a Marruecos y las consideran las ciudades como las últimas colonias en África rica ocupadas por potencia extranjera, mientras que el Gobierno español afirma que estas tierras pertenecen por derecho a España insistiendo en que esta última es el líder histórico. La ciudad de Melilla fue conquistada por España en 1497 y Ceuta fue heredada por España en 1580, con la unión de las monarquías española y portuguesa.

En 1912, Francia y España han establecido un protectorado sobre Marruecos. En virtud de este acuerdo, España ha heredado una superficie de tierra que se extiende desde el Océano Atlántico hasta la frontera de Marruecos con Argelia y el Sahara Occidental. Además, España siempre mantuvo el control sobre las dos colonias Ceuta y Melilla.

En 1956, Marruecos obtuvo la independencia de Francia. España cedió la mayor parte de las tierras adquiridas bajo el protectorado franco-español. Sin embargo, el Gobierno español no libero las dos ciudades, insistiendo en que nunca fueron colonias ya que los españoles vivían allí antes de la existencia de Marruecos como país.

Hoy en día, las ciudades de Ceuta y Melilla son el hogar de cerca de 75.000 personas cada una. Las ciudades atraen a miles de personas cada día. Trabajadores y comerciantes marroquíes hacen idas y vueltas diariamente, e Inmigrantes africanos vienen en busca de una forma fácil de llegar a Europa desde estas ciudades, ya que son oficialmente parte de España.

En respuesta al problema de la inmigración, España construyó tres cercas electrificadas paralelas, recordando el Muro de Berlín (Muro de la Vergüenza), para reducir la inmigración ilegal. Las vallas de 19 pies de altura están equipadas con cámaras infrarrojas, detector de ruido, de movimiento, gas lacrimógeno y torres de control.
En su día, el Gobierno de Marruecos se opuso fervientemente a la construcción de estas vallas.

Además, los marroquíes dijeron que estaban sometidos al racismo al entrar en Melilla. En agosto del año pasado, los marroquíes se manifestaron contra el racismo y el abuso de la policía en Melilla que hizo un bloque en la frontera, prohibiendo los camiones a hacer entregas de alimentos a la ciudad.

Tal y como ha sido demostrado varias veces a través de la historia, la negación de España a renunciar a su control sobre el territorio Marroquí dará, sin lugar a dudas, situaciones conflictivas en el futuro, mientras que la influencia española seguirá disminuyendo gradualmente en todo el mundo. (Foto: Rod Waddington)

Brasil, etapa de cambios sociales

Las mejores canciones del 2014