Hi.

Welcome to my blog. I document my adventures in travel, style, and food. Hope you have a nice stay!

Brasil, etapa de cambios sociales

La política brasileña ha experimentado cambios sociales radicales desde la eclosión, en junio de 2013, de las protestas que reunieron millones de personas en las calles de las más importantes capitales del país líder de Latinoamérica.

Desde las protestas Brasil tuvo éxito, cambios sociales, la Copa del Mundo de Fútbol y al conducir, en un país dividido, las últimas elecciones presidenciales, legislativas y provinciales, que terminaron con la reelección de la presidenta Dilma Rousseff, del PT (Partido de los Trabajadores), del mundialmente conocido ex-presidente Lula. Pero el éxito de su reconducción al puesto más importante de Brasil, miles de personas continúan ocupando las calles de San Pablo, la capital financiera del país, y ponen a Dilma en una situación incómoda, exigiendo su renuncia.

Los motivos son variados, pero de entre ellos los más relevantes sugieren una oposición al gobierno del PT, involucrado en importantes casos de corrupción – los más conocidos en el corazón de Petrobras, la empresa más importante de Brasil. La evolución de las protestas conservadoras que intentan por veces ser seguidas por manifestaciones pró-gobierno del PT no permite prever su dirección. Pero algunas de sus características suponen entender a qué se refieren.

Una de esas características, son los cambios sociales quizás la más clara, es su carácter de clase, pese a que una multitud de sus defensores son de clase media alta y defendieron (y defienden) los gobiernos “tucanos” (del PSDB, partido opositor al PT). 

Rossiley Ponzilacqua, estudiante de Historia en San Pablo, estuvo en una de esas manifestaciones y relata lo que vio, sin el prejuicio de ser periodista – o sea, de atenerse exclusivamente a los hechos de facto. Vea como ha sido su experiencia.

¿Acaso esto no es democracia?

Todo se encaminaba para ser una tranquila tarde de sábado. Un paseo con una amiga. Andar por la Avenida Paulista sin comprometimiento, en una tarde excelente y sin pensar mucho: charla y caminata – claro que no era charlatanería ni basura. Bien, en menos de 100 metros de caminata estábamos en medio a una concentración “sui generis”. Como la tarde estaba con un viento frío (cosas de la primavera), había vestido una blusa con mi color preferido: rojo. El lector puede preguntarse: ?por que ese detalle narrado por mí? Ocurre que la concentración era verde y amarilla 2, y el rojo aquel día era cosa del demonio.

Llevamos un susto cuando nos aproximamos del más importante museo de arte de Latinoamérica y cuando vimos un camión con más o menos estas palabras: “30% no votaron, se abstuvieron; 70% votaron y dieron legitimidad a la inmundicia; ahora 100% van a sufrir”. Era un trío eléctrico que pedía al pueblo brasileño apoyar un retroceso: el endurecimiento del régimen, o sea, el retorno del régimen militar. En un primer momento nos asustamos, pero después eso fue asumiendo un aspecto de rareza, como de hecho fue.

Pedían intervención militar, pedían una dictadura para llevarnos a la democracia... ¿cómo? Era eso lo que pedían: ¡una dictadura democrática! Muchos panfletos eran distribuidos con informaciones sobre la dictadura bolivariana que está para ser instaurada en Brasil por intermedio de un nuevo gobierno del PT.

Muchos se autoproclamaban voceros de las manifestaciones de julio de 2013. ¡Incluso poniendo el candidato derrotado a la presidencia de la República como líder de la masa, y quieren cambios! ¿Cómo? De repente, el ex-candidato, que se negó a someterse a un test de bafometro en un blitz y que estaba con la habilitación vencida que nunca explicó sobre un tal helicóptero y un aeropuerto particular construido con dinero público, además de otros fraudes, se transformó en héroe para esa gente.

¡De nuevo sorprendida!

Decidimos parar y oír los discursos y ver el movimiento. Había por allí bien menos que tres mil personas, pero la policía militar los disperso bastante para dar la impresión de un número mucho mayor, el doble. Empezamos a observar el movimiento de las personas que nada tenían a ver con la manifestación. Un grupo afro que se presentaba en el área libre del MASP 8, cuando el primer coche, el de las palabras, empezó a pedir por intervención militar. Vimos entonces el grupo interrumpir la presentación y salir de inmediato del área, lo mismo los artesanos que viven y comercian sus obras en el mismo local. Todos se fueron de allí con miedo de lo que pudiera ocurrirles con la presencia de esa gente enloquecida. Miramos los bares de la región, que en los sábados normales estarían llenos de gente. Estaban todos vacíos, solo con gente de la manifestación dentro de ellos. La Paulista se quedó vacía dominada por esas tres mil personas. Nadie quiso quedarse cerca de ellos. ¡Y parece que también el ex-rebelde Lobãotambién no! Parece que locura también tiene limites...

La actitud mas valiente fue de un sin techo que vive al frente del Trianon. Nervioso con el discurso del coche que gritaba slogans, ese sujeto levantó una tela que pintó con la palabra PAZ y gritaba: “¡vean de lo que necesitan Uds.!”

Y la cosa empezó a quedarse divertida.

Un mendigo, que vive en las inmediaciones, levantó una plaqueta con una serie de collages con fotos de Lula, pero claro, los que allí estaban no miran a los mendigos. Un grupo vendía a 2 reales cada uno de los carteles que en cualquier otra manifestación serían gratuitos, y varios fueron vendidos (¡ah, el mercado... no hace nada gratis, ni las manifestaciónes!). En otro coche con altavoces había un animador “tipo” programa de auditorio, tal cual Silvio Santos 10. Y fue entonces que las cosas se hicieron cómicas de una vez por todas. Yo ya me reía de todo, porque el desconocimiento histórico y político de esa gente es hilarante. No pude contenerme cuando una señora rica, que se intituló escritora, gritó:

¡Yo estoy aquí PORQUE SOY RICA!

Mi amiga, preocupada con mi salud, me agarró con toda su fuerza y huimos de allí. ¿Qué razón habrá para que yo no haya sufrido nada por estar de rojo? Sin querer la blusa por debajo era verde, color de la bandera.

Lo que podemos indagar es que: la clase más rica de Brasil está realmente muy preocupada con este avanze popular en tierras tupiniquins. Estudiando la aparición del Liberalismo en Francia notamos que este pueblo no es liberal, la raíz del Liberalismo y en eso podemos dar de ejemplo la clásica frase de Voltaire: “No estoy de acuerdo con una palabra de lo que dices, pero defenderé hasta la muerte el derecho de que las digas”. Esa era la defensa del derecho a la expresión y la propia defensa de los “derechos humanos”, dado que para el Liberal de raíz no existe Estado si este no garantiza esos derechos. 

Notase que la clase rica brasileña todavía está con sus raíces plantadas en la esclavitud. Esta manifestación no terminó por ahí, ella continuó, yo no quise seguir en ella, dado que en seguida ellos atacaron varias otras personas “de rojo”. El desconocimiento histórico de estas personas es humillante y su postura como manifestantes también. Ellos, que defienden tanto la familia – y aquel día había muchos niños también. 

Termino diciendo que vivimos un momento importante en nuestra Historia. Eso porque este pueblo puede ahora colocar su cabeza hacia afuera, lo que demuestra madurez de nuestros gobiernos. Lo que pasa es que ellos todavía no han visto que los que dicen que vivimos una dictadura bolivariana sin ningún derecho, pueden manifestarse en la Avenida Paulista, uno de los lugares de Brasil de más grande visibilidad, y gritar a los otros que se vayan a tomar en un determinado lugar. Si esto no es una democracia, ¿qué será?

Notas

  1. Avenida Paulista: importante avenida de San Pablo, que concentra parte del centro financiero de la provincia de San Pablo y de Brasil. Localizada en la parte superior de la planicie en que consiste la ciudad, esa avenida es tradicionalmente utilizada como lugar de manifestaciones políticas.
  2. Verde y amarillo son los colores de la bandera brasileña. Rojo es el color de la bandera del PT.
  3. Brasil fue gobernado de 1964 a 1985 por un régimen militar disfrazado de democracia (había elecciones periódicas, que eran maniatadas por los militares).
  4. Dictadura bolivariana es como determinadas oposiciones entienden los gobiernos de izquierda latinoamericanos que sufren influencia del régimen venezuela implantado por Hugo Chávez.
  5. El PT ha gobernado Brasil hace más de una década, desde Lula hasta Dilma Rousseff, que logró su reelección en 2014.
  6. Aécio Neves, candidato del PSDB a la presidencia en 2014, es conocido, de entre otras cosas, por no aceptar ser sometido a un test alcohólico pese a ser parado por autoridades de transito.
  7. Miembro del PSDB fue involucrado hace algunos meses por ser dueño de un helicóptero que cargaba centenas de kilos de drogas ilícitas.
  8. El MASP (Museo de Arte de San Pablo), localizado en la Avenida Paulista, posee una arquitectura inédita: debajo del edificio existe un área vacante de dimensiones exactas al edificio.
  9. Lobão es un cantautor de Brasil que los últimos meses lideró manifestaciones de derecha en varias ciudades de Brasil.
  10. 10 Trianon es un parque localizado en frente al MASP, del otro lado de la Avenida Paulista.

Dragon Ball, la gran obra de Akira Toriyama

Ceuta y Melilla: últimas colonias en África

Ceuta y Melilla: últimas colonias en África